17 de mayo de 2018
17.05.2018

La Protectora de la Balesquida expone su colección de arte

Las piezas, entre las que hay obras de Linares, Sanjurjo, Fernando Alba y Jaime Herrero, han ilustrado los anuarios de la institución

17.05.2018 | 10:19
Exposición de la colección de la Protectora de la Balesquida.

La Sociedad Protectora de La Balesquida, que estos días celebra sus fiestas alrededor del próximo Martes de Campo, ha incluido en su programa una importante exposición artística en la que se muestran los fondos de la institución.

La exposición, comisariada por Luis Feás, se puede visitar hasta el día 27 en horario de mañana y tarde en el palacio Conde de Toreno, en la plaza Porlier, donde se encuentra la sede del Ridea.

La sociedad protectora de la Balesquida ha ido atesorando su colección desde 2004. Un fondo compuesto por 35 obras, casi todo pinturas de pequeño formato que guardan relación con la actividad de la asociación. Todas las obras han formado parte del anuario que edita la entidad con motivo de sus fiestas. Todas las piezas han sido realizadas específicamente para la Protectora y gracias a la intersección de Alberto Polledo, miembro destacado de esta asociación.

En la colección hay obra de Manolo Linares, Carlos Sierra, Jaime Herrero, José Luis Pantaleón, Fermín Santos, Bernardo Sanjurjo o Fernando Alba, y también una importante representación femenina con Estrella Campón. Azucena Ceñal y Encarna Robles, entre otras.

El comisario de la exposición ha optado por no hacer "una simple cuelga de cuadros" y por ello ha incluido una instalación de Isabel Cuadrado, "que rinde homenaje a laos alfayates".

"Los artistas han hecho de la reivindicación de los trabajos tradicionales un motivo de orgullo y práctica artística", explicó el comisario en referencia al gremio de alfayates del que nace la sociedad protectora, "algo que viene desde el siglo XIX". "El hilo y la aguja también son arte", aseguró Luis Feás.

La exposición es un recorrido por esa forma de ver La Balesquida que tienen los artistas asturianos y por primera vez las piezas salen de las oficinas de la Sociedad Protectora para poder ser contempladas por el público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook