11 de junio de 2018
11.06.2018

Purita pasa el testigo en el Naranco

Medio millar de personas acuden a la 37.ª edición de la tradicional jira a la cima ovetense, que ya no organiza la conocida pianista

11.06.2018 | 01:55
Asistentes a la ceremonia religiosa celebrada ante el Sagrado Corazón del Naranco.

El tiempo acompañó durante la mañana de ayer y la jira al Sagrado Corazón, en la cima del monte Naranco, fue una de las más concurridas de los últimos años. Tan es así que las estampas con la imagen de la estatua que corona el monte ovetense que había preparado la organización se quedaron cortas. Y eso que eran 350 imágenes. Sobre esa base, los responsables de la jira calculan que al acto acudieron alrededor de medio millar de personas.

Ésta era la 37.ª edición de un encuentro religioso que por primera vez no organizaba la devota pianista Purita de la Riva, que ha pasado el testigo al padre José Manuel Peco, delegado del Apostolado de la Oración. El padre acompañó al superior de los Jesuitas en Asturias, Inocencio Martín, que fue el encargado de oficiar la ceremonia religiosa. Purita de la Riva estaba satisfecha por la masiva afluencia de público. "Yo ya no lo organizo, pero sigo colaborando en todo lo que puedo", explicó después de ser la primera en tomar la comunión.

El buen día propició que en la cima del Naranco se congregasen no sólo los que habían acudido a la celebración, sino también muchos otros que habían llegado caminando, corriendo o en bicicleta y se encontraron con una multitudinaria misa campestre.

La jira contó con la colaboración del colegio San Ignacio. Miembros de la comunidad escolar se encargaron de subir hasta la cima del Naranco unas 400 sillas. Las monjas de las Salesas pusieron a disposición de la organización todo lo necesario para la misa, los ropajes de los curas y los libros. El Centro Asturiano se encargó de la decoración floral.

Los participantes en la jira disponían de autobuses para subir al Naranco, pero fueron muchos los que viendo el sol que reinaba ayer por la mañana decidieron subir andando. Tuvieron suerte, porque la lluvia llegó una hora después de que acabase la misa.

Coste

El sacerdote oficiante recordó que la estatua del Sagrado Corazón, de treinta metros de altura, se levantó gracias a la colaboración popular. La obra tuvo un coste de 17 millones de pesetas, de los que diez millones se lograron a través de una colecta popular. En la base del monumento del Sagrado Corazón hay tierra de los 78 concejos asturianos y en parte de su construcción se utilizó piedra traída a Oviedo desde Covadonga, con todo el simbolismo que esto supone.

La misa, que contó con la participación de la Banda de Música de la Hermandad de los Estudiantes, sirvió también al cura para agradecer la colaboración del Ayuntamiento de Oviedo y para recordar a las distintas administraciones "que deben velar por el bien común".

En pocos minutos, cientos de personas comenzaron el camino de descenso. Unos para hacer todo el recorrido caminando hasta Oviedo y otros en bus, pero todos pensando que el año que viene volverán a estar allí. Poco después, se desató el diluvio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine