13 de junio de 2018
13.06.2018

Perandones: "Granados dio un empujón brutal a la hispanofilia en Nueva York"

La profesora de Musicología de la Universidad rescata al maestro catalán para presentarlo fuera del canon nacionalista

13.06.2018 | 02:09
Miriam Perandones, durante su conferencia en el RIDEA.

Miriam Perandones tuvo la suerte, el empeño, la capacidad y los conocimientos necesarios para analizar el epistolario de uno de los grandes compositores españoles, Enrique Granados, y eso le ha dado un conocimiento enciclopédico de su vida y su obra. Un conocimiento que ayer expuso en el RIDEA en la conferencia "¿Es Enrique Granados un gran maestro? Revisitando al compositor en los 150 años de su nacimiento".

La ponencia se enmarcaba en el ciclo "Escenas musicales entre los siglos XIX y XX" organizado por la asociación "La Castalia" y sirvió para repasar sus composiciones más conocidas pero también algunas rarezas como las colaboraciones de Granados con las cupletistas de principios de siglo.

"Granados perteneció para bien y para mal al canon nacionalista español que encabezaban Albéniz y Falla". Ese fue el punto de partida de la experta para luego matizar que se trata de "un compositor poliédrico que trabaja muchos estilos convirtiéndose en un catalizador de todo lo que culturalmente ocurre en su entorno".

Coincidir en el tiempo con Falla y Albéniz le hizo ser también "el menos conocido" hasta el punto de que su primera biografía se publicó en Estados Unidos en 2006 y no se tradujo al español hasta diez años después, en el centenario de su muerte. Una muerte trágica justo en el momento en el que el compositor había llegado a lo más alto.

Granados había triunfado en el Metropolitan de Nueva York con sus "Goyescas" hasta el punto de que su presencia en la gran manzana, en 1916, fue "un empujón brutal a la hispanofilia en Nueva York" y que según la experta "Granados suscita más interés en Estados Unidos que en España". El barco en el que atravesaba el Canal de la Mancha fue bombardeado por un submarino alemán.

Pero la conferencia no se centró en la muerte sino en la vida. El 11 de marzo de 1911 Granados estrenó esas "Goyescas" en el Palau de la Música de Cataluña e incluye en el programa la obra "Azulejos" que Albéniz había dejado inconclusa y que él acabó. Ocupaba así el sitio de Albéniz.

Pero no se quedó solo en ese folclorismo unido al patrimonio histórico, bases del canon del nacionalismo, sino que, como explicó Perandones, Granados también compuso "zarzuela o música de cámara", que estrenó con gran éxito en Madrid. Un viaje por la partitura vital de uno de los músicos más importantes y desconocidos de nuestra historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine