05 de julio de 2018
05.07.2018

Eduardo Lucas: "Kraus nunca se promocionó, triunfó pese a todos"

El otorrino, que fue amigo del tenor, destaca el carácter sencillo y el porte aristocrático del artista canario, fallecido en 1999

05.07.2018 | 01:55
Eduardo Lucas y Carlos Abeledo, ayer, en el Club Prensa Asturiana.

"Kraus nunca se promocionó ni se hizo publicidad, triunfó pese a todos". Así lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA el otorrino granadino Eduardo Lucas, gran amigo del tenor grancanario fallecido en 1999, del que reveló aspectos inéditos.

"El artista tenía oído tan preclaro que cuando escuchaba algo enseguida era capaz de imitarlo", manifestó el médico, que fue presentado por Carlos González Abeledo, presidente de la Asociación Lírica Asturiana "Alfredo Kraus".

Lucas reveló que en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, Kraus tenía pensado cantar el pasodoble "Suspiros de España", pero el Gobierno de la Generalitat se lo impidió.

Lucas tampoco pasó por alto el gran trauma que supuso para Kraus la muerte en 1997 de su esposa, Rosa Blanca Ley-Byrd, a la que adoraba y a la que estaba muy unido, hasta el punto de que desde su pérdida Kraus nunca volvió a ser el mismo.

La emoción, para el público

"Dicen que Kraus no era cercano ni emotivo, pero no es cierto: él decía que la misión de un cantante no es emocionarse, sino transmitir la emoción al público; ya que el cantante es como un actor que finge que es un personaje que en realidad no es", explicó Lucas.

En su opinión, el tenor tenía una gran cultura musical, pero no le gustaba alardear ni sentar cátedra. "La envidia la tenía superada. Era moderado en la comida y en la bebida y de su comportamiento siempre se desprendía un refinamiento que le daba un aire aristocrático, herencia de su padre austriaco", señaló el doctor granadino. La perfecta dicción de Kraus al cantar, así como la técnica vocal privilegiada que le permitió desarrollar una larga carrera fueron otros aspectos destacados en la conferencia, aderezada con vídeos de actuaciones y ensayos caseros al piano. El tenor cantó hasta cinco meses antes de morirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook