Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento cambia el pavimento de la plaza Concha Heres para evitar más caídas

El proyecto de renovación del firme y el mobiliario sale a concurso con un presupuesto de 180.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses

El pavimento de la plaza Concha Heres en una imagen de archivo.

El pavimento de la plaza Concha Heres en una imagen de archivo. LUISMA MURIAS

Trece años después de su inauguración, el Ayuntamiento abordará la renovación del pavimento de la plaza Concha Heres. La zona, con acceso por la calle Azcárraga y donde se ubica un gimnasio, ha provocado a lo largo de estos años numerosas quejas de los vecinos por el estado del suelo. Más allá de intervenciones puntuales de años anteriores, el área de Infraestructuras aborda ahora una renovación integral del pavimento para instalar baldosa antideslizante "que permita un tránsito más seguro y cómodo por la zona", según detalla el pliego técnico de los trabajos que salen ahora a concurso.

En la actualidad, la plaza de Concha Heres está pavimentada con baldosa cerámica, un pavimento que según el informe de los técnicos municipales "no ofrece garantías" en lo que se refiere a las posibilidades de no resbalar. Y, subraya el documento, "origina accidentes en la zona".

Al margen de los problemas de seguridad para los peatones que la plaza Concha Heres ha presentado desde su inauguración, el Ayuntamiento precisa que se suma el deterioro acumulado a lo largo de estos años de determinados elementos. Así, el informe destaca que tanto el propio pavimento como los bancos, rejillas de recogida de agua, papapeleras y otros elementos requieren un proyecto de renovación.

Así, el concurso por el que se convoca la renovación del pavimento, requiere también entre los trabajos la retirada de los bancos, las papeleras o los bolardos.

El proyecto consiste, así, en la demolición del pavimento actual, que incluye toda la losa cerámica y la losa de pizarra, junto con el fresado de toda la superficie. La plaza se cubrirá, tras la retirada de todo el firme, con gres porcelánico extruído, antideslizante, en dos colores y formación de cuadros. La pavimentación en torno al gimansio de Azcárraga se realizará con losa de pizarra.

Una vez reacondicionada toda la plaza con el nuevo material antideslizante, se repondrá el mobiliario tras la reparación de la pintura en las barandillas metálicas, los pasamanos y los bancos corridos de la plaza.

El presupuesto total con el que sale el concurso es de 179.716,87 euros y el plazo de ejecución es de tres meses.

Con esta obra, los vecinos de la plaza de Concha Heres y los usuarios habituales del gimnasio esperan dejar de ver los habituales percances que se ocasionan en el lugar, especialmente en los días lluviosos. El estado de la plaza ya provocó llamadas de antención en el año 2006, cuando el grupo municipal socialista, entonces en la oposición, solicitaba al Ayuntamiento la sustitución de las baldosas. La entonces concejala de la oposición Carmen Caballero insistía en aquellos años en que desde la inauguró de la plaza, hacía tan sólo un año, se habían sucedido distintas peticiones en ese sentido, dada la peligrosidad que revestía el pavimento, altamente deslizante cuando estaba mojado. La concejala afirmaba que los resbalones, las caídas y las lesiones eran muy frecuentes entonces, y pedía soluciones al Ayuntamiento, incluso la sustitución de las losas si fuera necesario. Sus peticiones se verán cumplidas 12 años más tarde.

Compartir el artículo

stats