Un vecino de Oviedo conducía esta mañana hacia su trabajo cuando se llevó el susto de su vida. En la Avenida del Mar, dirección a la fuente de las palomas, un corzo invadió la calzada a gran velocidad y se estampó contra el coche. El golpe fue tan fuerte que el corzo murió de inmediato. El coche sufrió numerosos daños y el conductor resultó ileso.

El suceso tuvo lugar pasadas las siete de esta mañana cuando Raúl Rodríguez se dirigía como cada mañana a su puesto de trabajo.

En el lugar se congregaron numerosos vecinos sorprendidos por la presencia del animal en la calzada.