Las fiestas de Santa Ana de Mexide de Montecerrao comenzaron ayer con un pregón muy especial de Ramiro Fernández. El psicoesteta quiso agradecer a todos los vecinos allí presentes sus años en la zona, asegurando que este barrio "es como una fábrica de sueños". Y casi en el final de su discurso, con una cita de Borges, consiguió resumir lo que sentía por Montecerrao diciendo que "los lugares se llevan, los lugares están en uno".

Después de la tradicional misa celebrada al mediodía en la ermita de Santa Ana de Mexide, las atracciones infantiles inundaron el parque Tuero Bertrand con su ambiente festivo habitual. A pesar del orbayu, las familias no quisieron perderse el comienzo de las fiestas. Alguna, como la formada por Jordan Ionut, Mercedes Ortiz y su hijo Marcos Ionut, se enteraron "por un cartel" y fueron a Montecerrao "a pasar una buena tarde".

El hinchable de la patrulla canina se alza entre las barracas como cada año y repite éxito. "Venimos desde la primera vez, son unas fiestas muy tranquilas", comentaba José Luis Barreiro, dueño de la mayor atracción para los niños. Eso sí, reconoce que "el año pasado dejé pasar a un grupo de jóvenes de 14 años que me pidieron subir como si fuesen unos niños más".

Otro puesto habitual en Montecerrao es la pulpería, que está en la fiesta desde la primera edición. "Primero vienen a beber y después se les abre el apetito", bromeaba Belén Fernández, trabajadora del local.

Un poco más adelante se puede ver la carpa que aglutina el pequeño escenario con nuevas pantallas LED y la barra que acompañará los seis días de celebración. "Estas fiestas siempre van a más", indicó el coordinador, Carlos del Fresno, explicando las novedades de este año. Una de las sorpresas es un taller de baile para los más pequeños. También se han incluido actividades deportivas como un maratón de zumba.

"Es una fiesta urbana pero de prao, está muy bien por el entorno", afirmó con orgullo Carlos del Fresno.

La Asociación de Vecinos de Montecerrao es la organizadora de unas fiestas que quieren extender su programa a todos. "Queremos que no sean unas fiestas sólo para los vecinos de aquí", aseguró Ramón del Fresno, presidente de la plataforma.

Este año los encargados de abrir la semana festiva fueron el psicoesteta Ramiro Fernández Alonso y la atleta Natalia Santa Bárbara, ganadora del premio "Rey Pelayo 2018" y campeona nacional, europea y mundial debiatlón, triatlón y pentatlón moderno. El primero, según Ramón del Fresno, "es una persona muy importante en la ciudad y marcó el modernismo en la estética peluquera masculina". Su relación con el barrio se extiende a lo largo de doce años, en los que fue un vecino más de los que él mismo considera "gente con alma".

Después del pregón, Natalia Santa Bárbara subió al escenario a recoger su premio por la trayectoria deportiva y social. Momentos antes de recibir el galardón, lo calificó como un orgullo" y "una enorme alegría". "Lo más bonito es que sigo siendo una persona normal y es el valor que yo le doy a este premio", explicó Natalia Santa Bárbara.

La música llegó poco más tarde con el pinchadiscos Nacho Otero, que repite cada año en Montecerrao.