La Corredoria puso ayer punto y final a su fiesta de la cerveza, con el aforo lleno y largas colas desde primeras horas de la tarde.

Los conciertos en directo y el desafío "Hot dog" fueron las principales novedades con las que contó este año el "Oktoberfest", que reunió a más de 12.500 personas en la plaza del Conceyín, según fuentes de la organización.

El evento tuvo este año la peculiaridad de celebrarse en julio y no en septiembre, como lo había hecho en las dos ediciones anteriores. "Hemos tenido muy buen ambiente y la gente se ha quedado con ganas de más. Esperamos tener la misma respuesta el año que viene", comentó la organizadora Clara Arcos.

A las nueve de ayer, y como clausura a la intensa programación, estaba previsto un concurso en el que el ganador sería premiado con un abono para la próxima campaña del Real Oviedo.