Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parada la inversión de diez millones para el Seminario por el atasco en licencias

"Es lo único que nos falta para empezar", señala el rector sobre el permiso para unas obras cuya tramitación se inició en octubre de 2016

El ala del Seminario en la que se habilitará la nueva residencia.

El ala del Seminario en la que se habilitará la nueva residencia. LNE

La burocracia y las complicaciones en el área municipal de licencias es lo único que impide acometer ya la ambiciosa reforma planeada por el Arzobispado en el Seminario de Oviedo, ubicado en Prao Picón. Una vez superados todos los escollos planteados por Patrimonio y por los técnicos municipales para acometer una inversión de 10 millones de euros a lo largo de la próxima década, los responsables del edificio religioso están a la espera de recibir el visto bueno definitivo por parte del Ayuntamiento, que suma ya una buena demora. La tramitación se inició en octubre de 2016.

La intención de la Iglesia era iniciar los trabajos de la primera fase de la reforma, consistente en la construcción de una residencia para 48 estudiantes mediante una inversión de 2,5 millones de euros, a comienzos del presente año. Sin embargo, los trámites del permiso se demoraron mucho más de lo esperado. "Hay un poco de todo, que la licencia es compleja y que el servicio está como está", indica el rector del Seminario, Sergio Martínez, para explicar la demora sobre los plazos inicialmente contemplados.

La solicitud del permiso municipal para ejecutar el profundo cambio de cara del lugar de residencia y estudio de los futuros sacerdotes se realizó el 14 de octubre de 2016. A lo largo de estos 22 meses, el permiso tuvo que pasar varios filtros tanto locales como autonómicos, al tratarse de un inmueble con catalogación parcial. Una vez obtenido el visto bueno de Patrimonio, los promotores esperan el sí municipal para meter las máquinas a trabajar. "Tenemos la financiación y estamos esperando la licencia para hacer oficial la adjudicación", indican acerca de un proyecto para el que cuentan con un crédito concedido de tres millones de euros.

A pesar de la larga espera, en el Seminario son optimistas. "Nos dicen que la concesión será inminente y confiamos en iniciar las obras a finales de verano o principios de otoño", indica el propio Martínez, entusiasmado con convertir el edificio en un Seminario del siglo XXI.

La demora en la ejecución de las obras del Seminario es vista como un ejemplo más de los proyectos afectados por el atasco del servicio de licencias del Ayuntamiento. A este proyecto hay que añadir promociones inmobiliarias como la prevista en el Sanatorio Blanco. En ese caso la promotora confiaba en derribar el viejo edificio a comienzos de año, pero no recibió permiso hasta junio.

Compartir el artículo

stats