A pesar de los muchos problemas. Al menos eso es lo que se deduce de la intervención de los Bomberos de Oviedo, ayer viernes, en el edificio. Ante la llamada de socorro de una joven cuyo móvil había quedado atrapado en un canal de desagüe del Palacio de Congresos, los bomberos no dudaron en tirar de radial para rescatar el terminal, rompiendo un cristal en la operación.

Los hechos tuvieron lugar a lo largo de la tarde del viernes. Según testigos presenciales, a una joven, que se había sentado con una amiga en el exterior del Palacio de Congresos, cerca de la entrada, se le resbaló el móvil por una canaleta. El terminal quedó atrapado dentro del muro, y las chicas intentaron en un primer momento solucionarlo con patadas. El estado de ansiedad de la dueña del móvil, siempre según los testigos, aumentaba por momentos y el rescate del móvil empezó a requerir la presencia de personal del Palacio.

También avisaron a la Policía, pero una patrulla desplazada al lugar, según ha podido saber este periódico, les explicaron que no era una urgencia que requiriera la intervención de los Bomberos. No obstante, la chica del móvil acabó llamándolos y ellos acudieron al rescate del terminal en menos de quince minutos.

Al ver que los bomberos sacaban la radial del camión, personal que trabaja en el Palacio preguntaron si iban a dañar el edificio para rescatar el móvil. Los Bomberos les dijeron que "sí", sin más explicación, y procedieron a romper la protección del canal. La chica recuperó su teléfono pero en la operación se rompió un cristal del edificio.

La construcción del Palacio de Congresos de Calatrava en Buenavista costó, tras varios procesos judiciales entre el arquitecto y los promotores, 360 millones de euros. El Ayuntamiento tuvo que acabar pagando 20 millones por rescatar la concesión del edificio.