10 de noviembre de 2018
10.11.2018

Futer: "La falta de apoyo institucional rompió los planes de los 'Virtuosos de Moscú' en Oviedo"

La musicóloga, nieta de uno de los fundadores de la orquesta de cámara rusa, detalla cómo la formación "tocó techo en la región y no pudo evolucionar"

10.11.2018 | 01:43

"La falta de apoyo institucional rompió los planes de los 'Virtuosos de Moscú' en Oviedo. La Escuela Internacional de Música que hubiese puesto a la ciudad, a Asturias y a España en el punto de mira mundial nunca llegó a hacerse". Vera Futer, musicóloga y nieta de Arkady Futer -unos de los miembros fundadores de aquella orquesta de cámara rusa- analizó ayer la historia de la formación desde su inicio en 1979 hasta su llegada a Asturias en 1990 y la posterior marcha del Principado de buena parte de sus integrantes. Pronunció la conferencia "Los 'Virtuosos de Moscú'. Tributo y... ¿olvido?" en el Congreso Internacional de Musicología JAM (Jóvenes Asociaciones de Musicología) que hoy finaliza en el Calatrava. Tras exponer minuciosamente el origen, método y filosofía de la orquesta, Futer refllexionó sobre las causas de su desaparición de la región y de las semillas que dejó en ella gracias a la presencia de algunos virtuosos en las orquestas y Conservatorios asturianos.

El virtuoso violinista y director de orquesta Vladimir Spivakof convenció a los mejores músicos, solistas y concertinos de Moscú para formar una agrupación única que tuviese como objetivo la perfección musical y la defensa de los valores humanos. Lo consiguió en pleno régimen comunista con las restricciones de salidas o giras al exterior que eso representaba. A finales de los 80, cuando la Unión Soviética se desintegraba, viajaron pudiendo actuar en los mejores escenarios mundiales sin dejar de lado los pequeños aforos.

Para Futer, uno de los mejores ejemplos del buen hacer de la orquesta de cámara fue la actuación que ofreció en la actual Ucrania semanas después del desastre nuclear de Chernóbil. "Los 'Virtuosos de Moscú' fueron los primeros en tocar allí tras el accidente. Los músicos y el público se pasaron veinte minutos en silencio y llorando antes de comenzar el concierto".

Al término de una de las actuaciones que los "Virtuosos" hicieron en Madrid ante autoridades y miembros de la Casa Real, la Reina Sofía se dio cuenta de que Spivakof estaba meditabundo y preocupado. Tenía miedo de que la inestable situación de la URSS afectase a las giras de la orquesta. "La Reina Sofía medió para vincular a los 'Virtuosos' con la Fundación Príncipe de Asturias (hoy Princesa) en 1990. Podrían mudarse al Principado y garantizar su continuidad", explicó la musicóloga. Y eso fue lo que pasó. El 3 de noviembre de aquel año 28 músicos y sus familias (más de cien personas) fueron recibidos en Oviedo con gran expectación. "Los 28 que dejaron la URSS por Oviedo querían vivir como seres humanos. Eso es lo que decían entones", cuenta Futer con pleno conocimiento de causa porque ella fue una de las niñas rusas que llegó a la capital asturiana.

Fue la primera vez en la historia que una orquesta entera se trasladaba. Y lo hacía para quedarse. Al menos, ese fue el planteamiento. El Gobierno y la ciudadanía recibieron a los músicos con los brazos abiertos y los proyectos empezaron a amontonarse encima de la mesa. Uno de los más destacados fue la creación de una Escuela de Música Internacional del más alto nivel. Sin embargo, "la falta de interés de las instituciones y la carencia de patrocinios" pincharon un globo que no llegó a subir al cielo.

Los "Virtuosos" hicieron giras durante tres años y mantuvieron su sede en Oviedo. Al principio ensayaban en los sótanos del teatro Filarmónica y otros espacios que, sin una reforma integral, no eran los más adecuados. Según Futer, "la formación tocó techo en Asturias y se quedó sin opciones de seguir evolucionando".

En 1999 la orquesta se desintegró. Unos músicos se marcharon y otros se quedaron en Asturias como "agentes libres". De su trabajo diario salieron luego formaciones como Oviedo Filarmonía y una larga lista de alumnos que recibieron y reciben una formación de primer orden. La nieta de Arkady Futer, ya fallecido, cree que "las semillas" de los "Virtuosos" prendieron en Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook