10 de noviembre de 2018
10.11.2018
MARINA HERLOP | Pianista, actúa mañana en La Salvaje por Oviclip

"No lanzo ningún mensaje en mis temas, aspiro a hacer música bien hecha"

"Uso el teléfono móvil para componer, pienso un fragmento y me grabo dando instrucciones sobre cómo tocarlo bien en el piano"

10.11.2018 | 01:43
Marina Herlop.

Marina Herlop (1992, Barcelona) es una compositora atípica. Piensa las melodías y escribe las instrucciones para tocarlas. Defiende la música por la música y deja en la sensibilidad de cada uno los posibles significados o evocaciones de sus temas. Actúa mañana en la sala La Salvaje (Martínez Vigil, 9) a partir de las 14.00 horas como parte del programa de actividades del festival de videoclips, Oviclip. Su primera actuación en Oviedo será para mostrar al público el trabajo "Babasha", en el que el piano se mezcla con electrónica.

- ¿Le da vértigo actuar por primera vez en Oviedo?

-Uno nunca sabe qué esperar. En cualquier caso, me hace mucha ilusión tocar allí porque mi equipo y yo grabamos y mezclamos el disco en la montaña entre Oviedo y Gijón. Es un trabajo producido por Borja Ruiz en sus estudios de Oviedo. Ahora estamos en plena gira. Ya tocamos en Zaragoza, Madrid y Burgos.

- ¿Cómo definiría su estilo de música?

-Diría que es tranquila y llama a la introspección. A veces, la gente se me acerca después de un concierto y me dice que mis temas le han recordado no sé qué cosa o le han hecho pasar por distintos estadios emocionales.

- Sus temas no tienen letra y en algunos casos contienen un lenguaje inventado. ¿Por qué?

-Surgió así. Nunca he escuchado de manera activa las letras de las canciones, sólo a nivel sonoro. Supongo que estoy condicionada porque de pequeña escuché música en inglés y no entendía nada. Por eso para mí la letra nunca ha sido importante. Es algo que me singulariza, pero nunca ha sido mi intención. No lo hago por ser excéntrica. De hecho, me gustaría tener alguna letra.

- Entonces, ¿no está contando nada en sus canciones?

-No lanzo ningún mensaje en mis temas, sólo es música bien hecha. Esa es mi aspiración. Nada más. Defiendo la música por la música, sin necesidad de estar al servicio de un relato extramusical. En cualquier caso, reflexionando, creo que un concierto es una historia en sí mismo.

- ¿Ha compuesto todos los temas del disco?

-Sí, aunque hay algunos 'resquicios' de melodías. Eso pasa porque a lo mejor estoy componiendo un tema y me parece que ahí quedaría bien una melodía de un compositor clásico o un fragmento popular. Son trocitos de cinco segundos y aparecen unas tres veces en el disco.

- ¿Cuál es su método compositivo?

-Es un sistema algo precario. Uso el teléfono móvil para componer, pienso un fragmento de melodía y me grabo dando instrucciones sobre cómo tocarlo bien en el piano. Por ejemplo: `Mano izquierda, dos, sol". Luego lo practico hasta que lo inserto en mi memoria muscular. Es algo muy minucioso y lento que estoy planteándome cambiar.

- ¿Cómo lo cambiará?

-A veces me cuesta ver la canción como producto final al ir componiéndola a trocitos. Es decir, es una fórmula limitante. Si yo quiero hacer un fragmento rápido no puedo saber cómo quedará hasta que me lo estudie. Creo que incorporaré el ordenador en un futuro para conocer el resultado de una forma más rápida.

- Estudió en el Conservatorio Profesional de Música de Badalona, pero hizo un parón en la adolescencia. ¿Qué paso?

-En la adolescencia tocaba, pero muy poco y de manera esporádica. A los veinte decidí retomar los estudios porque me di cuenta de que ya era adulta y debía estudiar para tocar tan bien como yo quería. Retomé las clases muy convencida. Fue una revelación. Entendí que tocar un instrumento requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Creo que me dio la sensación de que iba a perder un tren si no regresaba al Conservatorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook