07 de diciembre de 2018
07.12.2018

El Antiguo, otra vez hasta arriba de pintadas

Los grafitis invaden el barrio cuatro meses después de gastar 60.000 euros en retirarlos

07.12.2018 | 01:58
El Antiguo, otra vez hasta arriba de pintadas

Después de casi tres meses de trabajo y de haber tirado a la basura 60.000 euros de las arcas municipales en un plan para eliminar las pintadas del Antiguo, las calles del casco viejo de la ciudad vuelven a estar plagadas de grafitis. Los trabajos para dar lustre al barrio comenzaron a primeros del mes de abril y tuvieron una duración aproximada de tres meses. El pliego de condiciones del contrato incluía un periodo adicional de garantía por el que la empresa estaba obligada a eliminar las pintadas que apareciesen durante los treinta días siguientes a la conclusión de los trabajos. Es decir, que cuatro meses después de darse por finalizado el "plan antigrafitis", las calles del Antiguo están igual que estaban.

Los vecinos del casco viejo ya habían avisado de que la actuación puesta en marcha por el Ayuntamiento iba a ser un fracaso mayúsculo. "Ya lo habíamos dicho nosotros hace tiempo. De nada sirve pintar las fachadas si no se cuenta con un protocolo serio de mantenimiento del Antiguo y con medios para poder ejecutarlo de forma permanente", explica Manuel Velasco Almeida, presidente de la asociación Oviedo Redondo. En este sentido, el representante vecinal solicita que el Consistorio destine "una brigada especial y específica" que se dedique a retirar cada uno de los grafitis que aparezcan en el Antiguo.

La idea de poner en marcha un equipo dedicado a la limpieza de pintadas en el casco viejo ya la barajó en su momento el tripartito que integran PSOE, Somos e IU. Precisamente el día que se presentó el "plan antigrafitis" el equipo de Gobierno adelantó que tenía previsto destinar 100.000 euros a la contratación externa de una brigada de trabajadores para la limpieza continuada de fachadas por toda la ciudad, sobre todo en el Antiguo. "No hay más que ver como está el barrio otra vez para decir que por aquí no ha vuelto nadie a repintar", afirma Manuel Velasco Almeida. El plan de choque contra las pintadas que se llevó a cabo este año en el casco viejo afectó a cerca de doscientos edificios y se centró en las plantas bajas de las viviendas, que ya vuelven a estar tomadas.

La labor de los operarios que se encargaron de limpiar las calles del casco viejo no fue nada fácil. El tipo de pintura que utilizan los "grafiteros" se incrusta en las paredes hasta tal punto que para eliminarla hacen falta hasta tres capas de un producto especial que se usa antes de darle color a las paredes. El material empleado por los operarios fue pintura tixotrópica, pensada para el aislamiento y para cubrir manchas importantes. "El barrio había quedado muy bonito, pero la cosa duró muy poco. Es una verdadera pena porque el Antiguo es un escaparate de Oviedo, el primer sitio que visitan los turistas cuando vienen a la ciudad", sostiene el presidente de la asociación Oviedo Redondo.

Las quejas

Los hosteleros también están hartos de las pintadas. "No se cortan un pelo. El otro día vimos a un chico poniendo su firma en una pared de aquí al lado, le llamamos la atención y siguió pintando sin inmutarse", explica Pepe Reina, que es el propietario de un local de copas situado en la calle Canóniga. "Es un problema muy serio. El dinero que se ha gastado en el barrio para eliminar los grafitis se ha derrochado y es de todos los contribuyentes", denuncia el hostelero.

Lo mismo opina María Jesús González, una mujer de 67 años que lleva "casi toda la vida" residiendo en el Antiguo. "Es una vergüenza. Cada vez que salgo a la calle y veo como está todo me cae el alma a los pies. Este barrio es sin duda el más bonito de la ciudad y actualmente parece un estercolero", señala la mujer en la calle Doctor Ildefonso Martínez -la antigua Salsipuedes- una de las más afectadas por los grafitis. "Los hay por todas las esquinas y aquí nadie hace nada. Estuvieron varios meses pintando, lo dejaron todo como los chorros del poro y ya vuelve a estar casi peor que estaba", añade González.

Mon, Fuero, Carta Puebla, Ildefonso Martínez, San José y Canóniga vuelven a ser las calles más castigadas por los grafiteros. "Están por todas las paredes, en las puertas de las casas, en los bares, en las papeleras... No se pueden dar dos pasos por el barrio sin encontrarse con pintadas, la mayoría garabatos y de mal gusto", subraya Ramón Vázquez, otro vecino de la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Consigue una entrada gratis para la Pista de Hielo de Oviedo con LA NUEVA ESPAÑA

Consigue una entrada gratis para la Pista de Hielo de Oviedo con LA NUEVA ESPAÑA

Hazte suscriptor mensual de nuestros contenidos web, y conseguirás una entrada con patines para usar del 10 al 14 y del 17 al 21 de diciembre de 2018, en horarios de 10 a 14 y de 16 a 17 horas, con una duración máxima de 30 minutos