18 de diciembre de 2018
18.12.2018

Oviedo aprueba el bus gratis para menores de 13 años

El pleno ratifica los impuestos del año que viene, más ayudas que nunca para las familias según el gobierno y mayor presión fiscal de la historia, para la oposición

18.12.2018 | 13:46
Sesión plenaria de esta mañana.

El pleno del Ayuntamiento de Oviedo aprobó hoy en sesión extraordinaria las nuevas tarifas bonificadas para los usuarios de la red municipal de autobuses que en la práctica supondrán la gratuidad para los menores de 13 años y parados de larga duración y ratificó, también, las ordenanzas fiscales de 2019, los impuestos del año que viene. Sin novedades en el guión previsto salvo un conato de bronca entre el edil del PP, Gerardo Antuña, y un rifirrafe entre el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, y el concejal de Economía, Rubén Rosón (Somos), lo del bus se aprobó por unanimidad pero habrá que esperar a una serie de procesos administrativos que no dependen del Ayuntamiento. En lo relativo a los impuestos, Rosón sacó pecho por las ayudas que recibirán las familias el año que viene, las más altas de la historia, y la oposición, justo al revés, criticó la excesiva presión fiscal.

Rosón presentó, así, su propuesta fiscal como la de "el Oviedo más justo", ejemplificado en diez medidas que se reparten entre las fiscalidad diferencial para gravar a las grandes empresas, las nuevas bonificaciones para generar actividad económica y las ayudas a las familias. Su resumen es que en cuatro años de tripartito Oviedo ha pasado de ser "una de las capitales donde más caro era vivir, el infierno fiscal del PP que cobraba mucho más de lo que ofrecía, donde subió el IBI más que en ninguna localidad asturiana" a ser "una de las capitales más asequibles, donde los ciudadanos pagan menos y las grandes multinacionales pagan un poquito más".

El llamado IBI a los ricos supondrá, según explicó Rosón, 4,7 millones de euros más, mientras que para las familias, al bajar el tipo del 0,6886 al 0,6, se introduce una rebaja de entre el 17 y el 20%. Rosón también recitó que el impuesto de Plusvalía se reduce un 33%, rebajas en el IAE de hasta el 50% para las empresas que incrementen la plantilla en un 30% y más descuentos de entre el 50% y el 75% para nuevas licencias de actividad.

Para las familias, la nueva fiscalidad se traduce en descuentos del 50% en obras menores en el hogar, y descuentos de entre un 30% y un 50% en diversos servicios, como Escuelas infantiles, escuelas municipales de música, artes o universidad popular o piscinas, incrementándose estas rebajas para las familias numerosas. Rosón ejemplificó todas estas medidas con unos cálculos de ahorro anual medio para familias con un hijo y familias numerosas de que va de los 1.981 euros  alos 2.900 euros.

En el debate de esta mañana, Ciudadanos y PP dieron la vuelta a todos los argumentos del concejal Rubén Rosón, afeándole unas politícas que, en su opinión, perjudican a las empresas y no suponen el ahorro pregonado.

Eduardo Rodríguez, desde el PP, basó sus críticas en la trampa del IBI. De un lado, expuso, el ahorro es falso, puesto que aunque hay rebaja frente a la subida de los valores catastrales, la reducción sólo llega a congelar el recibo, pero no a rebajarlo en la factura final. Y puso el ejemplo concreto de un vecino de La Pereda, que ha pasado de pagar 569 en su recibo del IBI cuando el concejal de Economía era Gerardo Antuña (PP) a 753 euros siendo concejal Rubén Rosón (Somos).

Esta situación, explicó Rodríguez, ha llevado al tripartito al máximo de recaudación, 76 millones, un "Everest fiscal nunca antes visto". Y el problema, insistió es que todo ese dinero "no se gasta, se queda en el cajón". "¿Para qué hacemos el IBI diferencial e incrementamos la recaudación?", se preguntó el concejal del PP. "Si al final el dinero queda en los bancos, porque este año llevan menos del 8% en inversión, así no es necesaria esa presión fiscal. No es normal que un gobierno al que le sobra el 20% del dinero se preocupe de recaudar más", resumió.

El portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, manifestó también su "enorme decepción" por las ordenanzas fiscales. Cargó contra los impuestos altos, contra la falta de una bonificación para las plusvalías y el doble rasero que supone, ejemplificó, "presumir de becas de comedores cuando los precios de los menús se han incrementado". Pacho realizó una petición más, que en la web de transparencia se publiquen los indicadores económicos que, explicó, se dejaron de publicar con la llegada del tripartito al gobierno local.

Estas últimas críticas provocaron los momentos más broncos del pleno. Rosón afeó a Pacho que dispone de "las liquiedaciones presupuestarias" para extraer esos datos: "Es parte de tu trabajo, si no sabes hacerlo es que no sabes hacer tu trabajo, o que no llegas, que no sirves para este trabajo".

A pesar de las provocaciones, quien saló al final del pleno fue el concejal Gerardo Antuña cuando el Alcalde pidió silencio a la banca de la oposición y el concejal del PP protestó por los, indicó, insultos constantes de Somos durante todo el pleno. "Écheme del Pleno si quiere", acabó gritándole Antuña al Alcalde. Pero ya era demasiado tarde. Momento de las votaciones y aprobación de las ordenanzas por 14 votos a favor y 13 en contra.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído