09 de enero de 2019
09.01.2019

Un fallo semafórico provoca un enorme atasco en el acceso por la plaza de Castilla

La caravana de vehículos llegó hasta el enlace de la autopista A-66 y los conductores afectados soportaron retenciones de hasta cuarenta minutos

09.01.2019 | 01:23
Coches afectados por el atasco de ayer en la entrada de Oviedo por la plaza de Castilla.

Un fallo en el sistema de regulación de los semáforos del entorno de la plaza de Castilla provocó ayer retenciones kilométricas en una de las principales entradas a la ciudad a partir de las dos y media de la tarde. La caravana llegó hasta el enlace de la autopista A-66 y algunos de los conductores afectados sufrieron hasta 40 minutos de retención. "En cuanto supe que había atasco me puse en contacto con el comisario de la Policía Local y me explicó que había saltado un regulador, que es el aparato que está programado para controlar el ciclo semafórico. Ese sistema se encarga de coordinar la apertura y el cierre de varios semáforos y estuvo un tiempo sin funcionar correctamente, lo que provocó que se formasen caravanas", explicó el edil de Seguridad Ciudadana, el socialista Ricardo Fernández.

Fernández asegura que los mandos de la Policía Local van a reunirse hoy mismo con los responsables de Alumbrados Viarios SA (Aluvisa) -la empresa que se encarga del mantenimiento de la red semafórica en Oviedo desde hace dos años- y que exigirán explicaciones por lo ocurrido ayer en la plaza de Castilla. Aluvisa ya estuvo en el centro de la polémica en octubre del año pasado, al salir a la luz un informe en el que se reflejaba que la empresa incumplía la mayoría de obligaciones de su contrato.

Según ese informe, ni tenía asignado el personal que se le requiere, ni disponía de los vehículos especiales a los que se había comprometido, no tenía los programas informáticos de gestión que había planteado y ni siquiera había logrado realizar la rotación de radares y fotorrojos a los que le obliga el contrato. Todos los incumplimientos, según los cálculos del trabajador municipal encargado del informe, supondrían un agujero de más de 400.000 euros al año para las arcas municipales.

La empresa se comprometió a subsanar todos esos incumplimientos antes de finales de año, un hecho que no ha podido ser confirmado por el Ayuntamiento. "Hay cosas que ya se han encauzado, pero tendrá que ser el técnico responsable del contrato el que diga si está todo correcto. En breve se volverá a revisar la situación", señala Ricardo Fernández. El compromiso de ponerse al día respecto a lo que marca el contrato para el mantenimiento de la red semafórica de la ciudad fue expresado por el socio-director de Aluvisa, Antonio Muñoz, en el transcurso de una reunión que mantuvo en Oviedo el 9 de octubre del año pasado, junto a otros representantes de la empresa, con una delegación municipal encabezada por el concejal de Seguridad Ciudadana.

Un punto negro

Los atascos en la entrada a la ciudad por la plaza de Castilla no sólo se generan cuando aparecen problemas técnicos como el de ayer. A lo largo de esta Navidad -unas fechas en la que la afluencia de vehículos a la ciudad es aún mayor- se han registrado varias caravanas. Los conductores se quejan de que los semáforos colocados en la rotonda tienen muy poca duración y que los coches frenan incluso antes de que se cierren por miedo a ser cazados por el "fotorrojo", la cámara las cámaras que sanciona a quienes se saltan los semáforos.

"La Policía Local me explica que el sistema está pensado para controlar el flujo de acceso a las distintas partes de la ciudad. Por esa zona entran vehículos de varías vías diferentes y me dicen que tienen que estar muy controlados para evitar colapsos en otros puntos de Oviedo, que no se puede dejar pasar a todo el mundo a la vez porque si no hay movilidad interna también se generan caravanas en las entradas", señala Ricardo Fernández.

Algunos conductores también solicitan que la Policía Local destine a sus agentes a la zona para regular el tráfico cada vez que se produzcan atascos como el de ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook