09 de enero de 2019
09.01.2019

El juicio al acusado del crimen de Salesas empieza este viernes

El presunto autor de la muerte a cuchilladas de José Manuel Fernández, en prisión preventiva, será procesado por asesinato

09.01.2019 | 01:23
Dos de los investigadores salen del portal del crimen.

El ovetense que permanece en prisión preventiva como único acusado de la muerte de José Manuel Fernández -el hombre que apareció acuchillado en el cuarto de basuras del edificio de Salesas el 27 de junio de 2017- será juzgado por un delito de asesinato a partir del viernes, en la sección segunda de la Audiencia Provincial, ante un jurado popular. El proceso se alargará al menos una semana, debido al gran número de testigos y de pruebas periciales que obran en el sumario del caso.

La Fiscalía pide 25 años de cárcel para el acusado, José Luis Díaz Ramos, al considerar que hay suficientes pruebas como para demostrar que asestó las dos puñaladas que acabaron con la vida de "Lolín" -así era conocida la víctima en su entorno más cercano- y que existen sobradas evidencias que ponen de manifiesto que lo hizo con premeditación y alevosía. Es decir, que tenía pensado matarle y que ideó un plan para que el fallecido no pudiera defenderse ni pedir ayuda en el momento del ataque.

El abogado del acusado considera que José Luis Díaz Ramos no estaba en el lugar de los hechos a la hora en la que se produjo el crimen. La autopsia oficial refleja que la muerte de José Manuel Fernández se produjo "en torno a las cuatro o cinco de la madrugada" de ese 27 de junio y el sospechoso fue grabado entrando al edificio a las doce y cinco de la noche. Los investigadores sostienen que la víctima recibió los navajazos unas horas antes y que el asesino se fue del cuarto de basuras del edificio de Salesas cuando "Lolín" aún estaba vivo. Sin embargo, la defensa del acusado cuenta con un informe forense de un médico externo que refleja que José Manuel Fernández habría tardado menos de quince minutos en morir.

La defensa también sostiene que las cámaras de seguridad grabaron a José Luis Díaz Ramos saliendo del edificio cinco minutos después de haber entrado, por lo que no habría tenido tiempo de cometer el crimen. El propio sospechoso envió una carta a LA NUEVA ESPAÑA que fue publicada en su día de forma íntegra y en la que asegura no ser el asesino. "Me veo involucrado en esta historia siendo inocente y, además, sabiendo que en estos momentos se encuentra impune el verdadero autor, caminando por la calle", recoge la misiva.

El presunto autor de la muerte de "Lolín" tenía un brazo en cabestrillo el día de los hechos. Además, con un largo historial de consumo de drogas a sus espaldas, José Luis Díaz Ramos pesaba por entonces "poco más de cuarenta kilos" y no tenía "condiciones físicas" como para haber podido doblegar a un hombre mucho más corpulento. Eso es lo que sostienen, al menos, los miembros del despacho de abogados que le defiende desde hace dos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook