09 de enero de 2019
09.01.2019

"O pagaba el alquiler o daba de comer a mi hijo", dice la mujer desahuciada en Oviedo

La familia de la Tenderina fue desalojada por una deuda de 1.440 euros, después de que el Juzgado desoyese la petición de suspensión de la ONU

09.01.2019 | 01:23
"O pagaba el alquiler o daba de comer a mi hijo", dice la mujer desahuciada en Oviedo
"O pagaba el alquiler o daba de comer a mi hijo", dice la mujer desahuciada en Oviedo

La joven A. S. R., de 21 años de edad, y su marido, de 22 años, se han quedado en la calle con un bebé de diez meses. "O pagaba el alquiler o daba de comer a mi hijo", decía ella en el portal de la vivienda de la que fue desahuciada ayer por la mañana. La mujer reconoció una deuda de 1.440 euros con el propietario del piso, pero insistió en que no podía pagar la renta. Ni ella ni su marido trabajan y los únicos ingresos de la familia son 430 euros del salario social que recibe ella desde el pasado diciembre. El alquiler del piso de la Tenderina es de 410 euros. La joven comenzó a cobrar esta ayuda el mes pasado, pero desde julio no tenía ingresos.

La situación económica de la familia y, según ellos, el retraso en la concesión del salario social les llevó a dejar de pagar el alquiler al mes siguiente de haber llegado al piso, en febrero. Ante esta situación, la propietaria inició el proceso judicial para un desahucio que se certificó con la notificación del Juzgado de primera instancia número 8 de Oviedo el pasado 20 de noviembre. Pese a la oposición de la ONU, que pidió su suspensión, el procedimiento concluyó ayer a las diez y media de la mañana, cuando la comisión judicial, acompañada de un cerrajero, acudió a la vivienda. La familia seguía allí, pero ya había sacado sus enseres con la ayuda de los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que se concentraron ante el portal para arropar a la pareja.

El desahucio se produjo sin ningún incidente. "Mi marido se irá con el niño a casa de mi suegra y yo me buscaré la vida en casa de algún familiar o de una amiga", lamentaba la joven mientras esperaba una furgoneta para llevarse sus cosas y las de su hijo.

La plataforma criticó que la única opción que los Servicios Sociales le dieron a la familia fue alojarse temporalmente en el Albergue Cano Mata, algo que rechazaron al no considerarlo el lugar adecuado para un bebé.

El TSJA explicó ayer que la mujer "no puede considerarse vulnerable por razones económicas" ya que está cobrando el salario social.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook