13 de enero de 2019
13.01.2019

El hombre fallecido durante un partido de fútbol en Oviedo sufrió tres paros cardiacos

Los testigos relatan la angustia de quienes trataron de salvarle la vida

13.01.2019 | 21:04
El hombre fallecido durante un partido de fútbol en Oviedo sufrió tres paros cardiacos

Fue un momento angustioso que los testigos no van a poder olvidar fácilmente. El hombre fallecido esta mañana al sufrir un paro cardiaco mientras jugaba un partido de fútbol 7 en el campo del Cristo en Oviedo sufrió hasta tres paros cardíacos que acabaron con su vida. Los testigos de los hechos aseguran que en un primer momento el hombre cayó desmayado en el suelo. Los primeros que acudieron a auxiliarle pudieron hacer que su corazón volviera a latir. El hombre se recuperó pero el corazón volvió a pararse. Los médicos le volvieron a reanimar pero, a pesar de todo, el paciente no consiguió llegar al Hospital Central de Asturias a donde estaba siendo trasladado.

El ahora fallecido, natural de Gijón, era conocido en la capital del Principado. Pero también en su ciudad natal. No en vano el ahora fallecido, Avelino López de 47 años, era hijo de Nicanor, un jubilado de la fábrica de Naval Gijón. Al padre del ahora fallecido todo el mundo en el sindicato le llamaba el "chaquetina". Era maestro de calderería y mando intermedio en la empresa. "Menuda tragedia, yo estaré allí para acompañarles, murió su mujer joven, ahora su hijo y también una consuegra, hay familias que la desgracia se ceba en ellas", reconoció un amigo de la familia esta tarde.

López tenía un hijo, Carlos López, que había jugado hasta el año pasado en la cantera del Oviedo Baloncesto por lo que también era muy conocido en el mundo del deporte. Al parecer en el momento del suceso el hombre se encontraba jugando un partido con compañeros de otra empresa distinta a aquella en la que desempeñaba su labor profesional. El fallecido trabaja en una empresa de vallas de publicidad pero jugaba en el equipo de fútbol 7 de la empresa de su cuñado, un óptica ovetense.

La despedida del difunto tendrá lugar mañana a las seis menos cuarto de la tarde. Será entonces cuando se oficie una celebración de la palabra en la capilla del tanatorio de Los Arenales. Tras el acto se procederá a su incineración. La capilla ardiente ya está habilitada en estas instalaciones mortuorias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído