26 de enero de 2019
26.01.2019

Bernardo Sanjurjo: "La obra de arte no puede estar quieta, es la vida"

"No estoy seguro de que exista la abstracción", asegura el pintor "Me llama el modo en el que este artista se regenera continuamente", dice Santiago Martínez

26.01.2019 | 01:36
De izquierda a derecha, Santiago Martínez, Bernardo Sanjurjo y Alfonso Toribio.

"La obra de arte no puede estar quieta, es la vida que recorremos. No concibo hacer cuadros de forma rutinaria". Lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA el artista plástico Bernardo Sanjurjo (Barres, Castropol, 1940), que protagonizó un diálogo con el historiador del arte Santiago Martínez, en el que se fueron desgranando diversos aspectos del proceso creativo del artista.

Sanjurjo, fiel a su estilo, fue claro en sus afirmaciones: "No estoy muy seguro de que exista la abstracción. Un cuadro siempre parte de un sentimiento", aseguró. Martínez fue nombrando a algunos de los pintores que marcan la obra de Sanjurjo, entre ellos Paul Cézanne. "Siempre es un referente por sus paisajes; aunque haya pintado los de Francia, está bien arrimarse a los árboles importantes, y si Picasso dice que Cézanne es el padre del arte contemporáneo será por algo", detalló el artista. "A medida que vas profundizando en el mundo del arte le sacas más partido; ahora esta pintura me emociona", recalcó en referencia a una exposición que acaba de visitar en Bilbao, con obras de Cézanne y Van Gogh, entre otros. "Valoras más todas estas cosas cuando llevas pintando cincuenta años y conoces la dificultad y la problemática que entraña", remarcó.

Ante la mención de Matisse realizada por Santiago Martínez, Sanjurjo no dudo en decir que es el gran pintor de su vida. "Cuanto más miras una obra suya, más te acaricia".

Tàpies y la fuerza de la materia, con cuadros que son muros, como los describió Martínez, es otra de las referencias de Sanjurjo, que consideró al catalán "un mito en el arte internacional".

Otro de los rasgos que definen a Sanjurjo es su apego a la tierra natal y a Asturias. Vive frente a la ría del Eo, en Castropol, y allí tiene un bote a vela en el que sale a navegar. Santiago Martínez contó cómo fue su primer encuentro con la obra de Bernardo Sanjurjo. "En 2007 no le conocía y vi una exposición suya en la galería Vértice; luego rastreé su trabajo y me acerqué a él para desarrollar el trabajo de investigación", comentó.
"Una de las que cosas que me llaman la atención de este artista es cómo se regenera continuamente", añadió el historiador.
El acto de ayer también contó con la proyección del documental "La aventura del color", de Marco Mas y Tomás Mugueta, que aborda el proceso de creación de estampas serigráficas de Bernardo Sanjurjo. El proyecto, que se ha desarrollado durante estos últimos años a partir de un trabajo de documentación e investigación, resume de manera visual y didáctica la metodología del artista, sus procesos de realización y resultados. El documental se ve enriquecido con diversas entrevistas que recogen opiniones y reflexiones, tanto en el ámbito de la obra gráfica como en el arte contemporáneo en general.

Sanjurjo realizó su primera exposición individual en 1967 en la galería Benedet de Oviedo. En su largo currículum figuran más de setenta muestras individuales e innumerables proyectos colectivos. Ha realizado carpetas de obra gráfica junto a los poetas Antonio Gamoneda, Marcos Canteli, José-Miguel Ullán y Olvido García Valdés. La charla de ayer forma parte del ciclo "El autor y su obra" de Tribuna Ciudadana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook