Álvaro de Marichalar y Sáez de Tejada -aristócrata, deportista, aventurero y hermano de Jaime de Marichalar, el exmarido de la Infanta Elena- estuvo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA para ofrecer la conferencia "Rumbo al horizonte azul", una charla en la que hizo un repaso a sus hazañas deportivas sobre una moto de agua y explicó los motivos que le llevan a enfrentarse a los peligros de la mar desde hace 36 años, pero también le salió esa vena patriótica que últimamente le ha llevado a convertirse en activista en pro de la unión de España. "En la mar es muy importante seguir un buen rumbo, el rumbo adecuado, algo que no está ocurriendo en España, donde se está viviendo una situación mucho más que complicada. Se está insultando a la razón, al sentido común y se está robando a España", dijo durante su discurso.

Marichalar llegó a esa conclusión después de hablar de marinos como Blas de Lezo, Colón, Pedro Menéndez de Avilés o Núñez de Balboa, de sus conquistas, de "todo lo que hicieron por España" y del legado que dejaron en el resto del mundo. "España es la continuación de Grecia y Roma, una nación que ha sabido atravesar los mares, jugarse el pellejo y transmitir su cultura y sus valores por el mundo. Toda Europa, por ejemplo, está orgullosa de España y valora sus logros como no hacen algunos de nuestros compatriotas. No podemos permitirnos ser irrespetuosos con todo lo que han hecho nuestros antepasados", explicó. "Los españoles hemos demostrado nuestro valor y señorío a lo largo de la historia. La diferencia con otras potencias colonizadoras es tan grande que por eso se creó la leyenda negra que llegó a pesar sobre nuestro país, una leyenda negra que está volviendo a aparecer por culpa de algunos que están intentando destruir los valores de España y por la de algunos medios de comunicación que los están alimentando. Los enemigos de España aún no saben que lo son, de ahí su nivel intelectual", añadió.

Esa introducción, según dijo, sirve para explicar el porqué de sus aventuras. Álvaro de Marichalar puede presumir de haber realizado cuarenta travesías de larga distancia en solitario y de haber batido catorce récords del mundo a bordo de su moto de agua y sin ningún tipo de asistencia. Lo hace, en buena parte, para seguir la estela de las hazañas de los conquistadores españoles. "Lo que intento es honrar esos valores que les impulsaron a jugársela por España", sostiene.

Y lo cierto es que se la jugó unas cuantas veces a bordo de su "Numancia" -así bautizó a su moto-, una embarcación "que tiene el tamaño de un delfín" y con la que ha surcado casi todos los mares. "Todo el mundo sabe que la mar es peligrosa, pero es igual que la vida, donde también hay que superar esos miedos y enfrentarse a ellos sólo. Enfrentarse a la mar sin tener miedo sería de locos, si fallas mueres", dijo. "Me encanta estar aquí, en Asturias, porque es origen de España y patria de navegantes. Aquí se sabe lo que es la mar y aquí empezó la reconquista, un valor y un compromiso que duró siete siglos y que no podemos perder", añadió. Después puso unos vídeos sobra algunas de sus travesías, como la que le llevó desde Hong Kong a Tokio en 2006 -con motivo del V Centenario del nacimiento de su antepasado San Francisco Javier- o la que realizó entre Formentera y Odesa en 2004 -en homenaje al fundador de la ciudad ucraniana, el marino catalán José de Ribas.

El acto que tuvo lugar ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA también contó con la participación de Manuel Rodríguez de Maribona, director de la Academia Asturiana de Heráldica y Genealogía, y Manuel Ruiz de Bucesta, canciller del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias. Ambos se encargaron de glosar la figura del conferenciante.