23 de febrero de 2019
23.02.2019

Treinta años de investigación odontológica en la Universidad

23.02.2019 | 00:48
Alberto Sicilia, ayer, durante el curso.

La Universidad de Oviedo lleva 30 años formando a expertos en odontología, y ya van más de dos mil investigadores formados en la universidad asturiana. Ayer dio comienzo otro nuevo curso de investigadores que está organizado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración y Dentaid, bajo la batuta de los doctores y profesores de la Universidad de Oviedo; Alberto Sicilia (Presidente saliente de La Asociación Europea de Osteointegración) y José María Tejerina. El doctor Adrián Guerrero y el profesor Mariano Sanz, creador de la primera edición junto a Tejerina también participan en el mismo.

Desde 1988, unos 2000 investigadores se han formado en este encuentro, que este año cumple su XVII edición y que se celebra ayer y continúa hoy el campus del Cristo y que acoge  a jóvenes de todas las universidades españolas con Facultad de Odontología y programa Máster en Periodoncia: Galicia, Asturias, País Vasco, Cataluña, Valencia, Madrid, Murcia, Sevilla, Granada€
 
Investigadores que han vivido la evolución de las técnicas aplicadas a la odontología. El doctor Sicilia recuerda estos avances: "empezamos utilizando como herramienta  de trabajo el único ordenador que había en la facultad y este año  se revisarán las nuevas técnicas tridimensionales 3D para hacer cirugía virtual y valorar las reconstrucciones óseas".

 
En  la sesión del viernes se pronunció la conferencia más esperada sobre nuevas tecnologías aplicadas a la investigación en terapéutica con implantes dentales en 3D.  Una ponencia coordinada por el profesor Sanz Martín y el propio doctor Sicilia y en la que intervinieron también doctores de la Universidad Complutense y de la Universidad Internacional de Cataluña, Ignacio sanz, José Nart y Javier Sanz, en la que se revisaron las citadas nuevas técnicas tridimensionales combinando información de escáner pre y postoperatorios.
 

En este curso, además de las conferencias, lo que más atrae a los alumnos es la forma de revisar conjuntamente los trabajos. De hecho, todos los jóvenes investigadores son evaluados con el método semejante a una "tormenta de cerebros" por el que los protocolos de investigación son analizados por un tribunal y por los demás asistentes. Una práctica "única" en el mundo, según Alberto Sicilia y que permite que "cada protocolo salga mejorado". En este sentido, el doctor cree que "escribir y discutir el protocolo, primero con tus colegas en tu universidad y luego de forma abierta te hace pensar y te permite encontrar lagunas y áreas de mejora en tu investigación".  Esto es lo que le diferencia del resto de congresos odontológicos que admiten presentación de proyectos ya terminados, es decir con resultados, y ahí ya no cabe la mejora porque la investigación está hecha.
 
El doctor Sicilia se muestra orgulloso de los resultados obtenidos con este método de análisis en estos 30 años: "podemos decir que hay una selección natural que hace que los investigadores jóvenes en Periodoncia de más calidad de nuestro país estén involucrados secularmente en este proyecto y al mismo tiempo son las personas y colectivos que producen la mejor investigación".
 
La causa del éxito es que "para investigar hay que medir con precisión y puedes evaluar un efecto y, si la metodología es buena, llegar a una conclusión de interés clínico que mejore la vida de los pacientes". Un ejemplo de triunfo en esta edición son: "las nuevas técnicas que presentamos de medición tridimensional para detectar la ganancia ósea para las que se presentaron varios protocolos sobre ese tema, dos nuestros, que serán mejorados con seguridad. El tiempo nos lo dirá", añade. Sobre este tema existe actualmente mucho debate sobre cual es la mejor técnica de regeneración ósea.
 
En estos 30 años muchos investigadores han presentado sus protocolos, el profesor Sicilia resalta de todos dos proyectos de la universidad de Oviedo: el del investigador, Luis Gallego, en el que se valoró en un estudio retrospectivo cómo la superficie rugosa de los implantes puede favorecer la aparición y progresión de periimplantitis, y el de Adolfo Pereira, cuya investigación versaba sobre una técnica muy novedosa y muy poco documentada aún a nivel mundial, que es la colocación inmediata de implantes en el momento de la extracción dental, en pacientes que tienen asociada la pérdida de una de las paredes del alveolo, técnica utilizada habitualmente por el equipo del doctor Sicilia.
 
Este balance da idea de la gran evolución que se ha vivido en la investigación odontológica desde 1989, año en que introdujeron la metodología de análisis estadístico, desconocida para casi todos y que para ello utilizaban el único ordenador que tenía la facultad, que no tenía ni disco duro. El siguiente paso fue incluir la implantología, ciencia que ha supuesto una revolución y en 2000 las técnicas meta-analíticas y la odontología basada en la evidencia. Y ahora las tres dimensiones y lo que queda por llegar.
 
 
 
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook