Pasión por educar y por sacar lo mejor de los alumnos a los que tratan a diario. Así puede definirse la labor que hacen los cinco docentes asturianos elegidos por sus alumnos entre los cincuenta mejores de España. Los profesores, que ayer presentaron en el Club un libro que recoge sus trayectorias, animaron a todos a seguir el camino del aprendizaje a lo largo de toda la vida.

También lo hizo Genaro Alonso, consejero de Educación y Cultura del Gobierno del Principado, quien dejo claro que "sólo la educación puede lograr una sociedad más justa, alejada de los fanatismos", tal como dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

Alonso ensalzó la labor de los maestros, que se convierten en referentes para sus alumnos, y citó casos como el del Nobel de Literatura Albert Camus, nacido en una familia humilde, del que sólo se esperaba que procurase sustento a los suyos. "Cuando fue galardonado por la Academia sueca escribió una emotiva carta de agradecimiento a su querido maestro, que había creído en él y le había trazado el camino hacia la inmortalidad", indicó el consejero Alonso, que se refirió a los docentes como "el gremio más necesario y esforzado". Destacó la labor que se realiza a diario en los centros asturianos, "que destaca por su nivel de equidad y calidad", con profesores como los que han sido premiados. Una de ellas, Carla Menéndez, profesora de Educación Infantil del Colegio Príncipe de Asturias de Gijón, aseguró que en la escuela no hay recetas mágicas y dedicó el premio a las numerosas personas que participaron en su formación.

Mercedes Maribona, profesora de Educación Infantil en la escuela de Naveces, destacó la importancia de mantener centros en enclaves rurales y dar las mismas oportunidades a esos alumnos. Carlos García Junco, profesor de Educación Primaria del colegio la Inmaculada de Oviedo, especializado en atención a la discapacidad, se mostró convencido de que "todas las personas pueden llegar a algo, hay que creer en ellas y darles ánimos". Como ejemplo puso su experiencia con una maestra que le decía que no valía para los estudios. Elisa Beltrán García, profesora de Educación Primaria del colegio Santa María del Naranco de Oviedo, destacó la pasión por educar que mueve su labor. "Eso es algo que tenemos en común".