01 de marzo de 2019
01.03.2019

Absueltos los tres acusados de apalear a un hombre que contrató sexo con uno de ellos

El denunciante declaró que los procesados le habían robado 640 euros, pero el juez considera que su versión de los hechos no resulta creíble

01.03.2019 | 01:22

Los tres venezolanos que se sentaron en el banquillo como acusados de haber apaleado y robado a un ciudadano marroquí que contrató los servicios sexuales de uno de ellos -dos de los procesados son transexuales- han resultado absueltos del delito de robo con fuerza y lesiones que les imputaba el fiscal, quien solicitaba cuatro años y tres meses de prisión para cada uno de ellos. El titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo considera que las pruebas aportadas por el denunciante no son suficientes "para desvirtuar la presunción de inocencia" de los acusados y que las cámaras de seguridad del edificio de Salesas, donde ocurrieron los hechos, ponen de manifiesto que la versión ofrecida por el marroquí no se ajusta a la realidad. Es más, en la sentencia se recoge que fue él quien arremetió contra uno de los transexuales después de que le pidiese que le pagase antes de continuar con las prácticas sexuales.

Todo ocurrió el pasado 20 de enero. El denunciante asegura que contrató los servicios del transexual a través de un portal de internet y que al llegar al piso en el que se fijó la cita fue víctima de una encerrona. El marroquí dice que ya estaba desnudo y en la habitación de la transexual cuando otro de los acusados le agarró con fuerza por el cuello y empezó a propinarle puñetazos. El denunciante sostiene que el tercer procesado también le pegó y que le mantuvieron retenido en el piso durante más de media hora. Después, según su versión, le tiraron la ropa al descansillo y lo echaron del piso desnudo después de haberle robado los 640 euros que llevaba encima. Eso ocurrió sobre las siete de la madrugada.

Pero las cámaras de seguridad del portal contradicen esa versión. Los vídeos reflejan que el marroquí sólo estuvo cinco minutos en el piso y refuerzan la versión de la transexual, que dijo que lo echó porque no quería pagarle por sus servicios. Otro vídeo grabado con el teléfono de otro de los acusados en el interior del piso sirvió para probar que el denunciante fue quien acometió contra la transexual, que sí ha sido condenada a pagarle el teléfono a un vecino que grabó todo lo ocurrido en el descansillo. Esas grabaciones, según la sentencia, también dan fidelidad a la versión ofrecida por los acusados durante la celebración de la vista.

Las defensas de los acusados estuvieron representadas por los letrados Alfredo García Montes, Marcos González Suárez y Nuria María Martínez-Viademonte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook