Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Escorialín se hace "virtual" y las grandes fuentes del recinto continúan secas

La oficina de información turística de El Escorialín, en el extremo del Campo San Francisco que da a la Junta General del Principado, continúa cerrada pese a que las obras para subsanar los graves daños causados en el edificio por el huracán "Bruno" concluyeron hace ya diez meses. La falta de acuerdo con el Principado para dotar de personal al equipamiento hace que, a día de hoy, no haya una fecha concreta para la reapertura de una oficina de atención al visitante que se ha vuelto "virtual", ya que únicamente cuenta con una pantalla táctil de información turística.

Las fuentes constituyen otra de las asignaturas pendientes del Campo. La mayoría -entre ellas la Fuentona, la de las Ranas o el estanque Covadonga- se encuentran sin agua. La Consejería de Cultura ha emplazado al Consistorio a "buscar soluciones", por cuanto, según un informe de Patrimonio, "la presencia de agua y fuentes en los parques es un hecho connatural y esencial". Además, también está pendiente la renovación de la mayor parte del pavimento de hormigón coloreado instalado en los años noventa del pasado siglo; la rehabilitación de numerosos elementos ornamentales, sobre todo en el paseo del Bombé; la sustitución de cables, vallas y registros; la mejora del mosaico del paseo de los Álamos, así como de la escultura de homenaje a José Tartiere; la limpieza de la portada de la antigua iglesia de San Isidoro, y la mejora del acabado de los bloques de hormigón que forman el parque de skate que hay en el paseo de los Curas.

Compartir el artículo

stats