07 de marzo de 2019
07.03.2019

El emocionado recuerdo de un joven a sus padres fallecidos en accidente: "Nunca sabréis cuándo será la última vez que podáis hacerlo"

"Tanto amor para un final tan trágico", lamenta

07.03.2019 | 15:07
El emocionado recuerdo de un joven a sus padres fallecidos en accidente: "Nunca sabréis cuándo será la última vez que podáis hacerlo"

Un ovetense, David García, recordó en unas cartas del lector enviada a LA NUEVA ESPAÑA (en este enlace puedes enviar la tuya), a sus padres, fallecidos hace 20 años en un trágico accidente de tráfico. Por su interés reproducimos a continuación el texto íntegro del asturiano.

"Un 6 de marzo de 1999, mi hermano, yo y el resto de nuestra familia perdíamos en un desgraciado accidente de trafico a mis padres. Papá y mamá para mí, Francisco y Pili para el resto. Un accidente desgraciado porque sí, porque fue un cúmulo de mala suerte que se llevó a dos personas excepcionales. Pero no escribo hoy esta carta para lamentarme y gritar la injusticia divina de tal acto, no solo por eso, escribo esto para que lo lea todo el mundo y de esa manera expresar públicamente mi gratitud, cariño, respeto, amor... hacia mis padres.

Fue un sábado, como tantos otros, en el que yo iba a ir con ellos en ese trayecto, pero que adelantasen el partido del Oviedo hizo que me quedase y no fuese con ellos. Esas cosas tiene la vida.

Aún recuerdo mi último encuentro con mis padres. ¡Dios mío, es como si los tuviese delante aún!, y es que no hay día en el que no los recuerde y me diga a mí mismo: ¡qué mala suerte!

Mi padre era catedrático de Filología Española de la Universidad de Oviedo y gran amigo de Emilio Alarcos Llorach (un fuerte saludo a su familia), y lo digo con orgullo, ya que ese respeto otros compañeros no lo tuvieron hacia ellos. Qué padre, qué dedicación, trabajo, educación, saber estar, respeto y amor.

Mi madre, ama de casa, todo corazón y carácter. ¡Qué madre!, qué ejemplo de trabajo y esfuerzo, de lucha y cariño. ¡Qué padres, qué ejemplo me dieron!

Que lo lea todo el mundo, que sus hijos estamos muy orgullosos de ellos, que entre lágrimas escribo esta carta y que sepáis que os quiero.

Papá y mamá, estéis donde estéis, vuestros hijos, vuestra familia (de Burgos y Cantabria) os queremos, siempre os quisimos.

¿Un recuerdo? Ver a mi madre levantarse de la mesa, agarrar a mi padre y ponerse a bailar mientras comíamos. Tanto amor para un final tan trágico. Cuánto cariño sin ni siquiera poder darles un abrazo, un último abrazo.

A mis amigos y a mi novia les digo continuamente, acercaros a vuestros padres, a vuestros familiares, darles un abrazo, sentirlos cerca, decirles lo que sentís por ellos, porque nunca sabréis cuándo será la última vez que podáis hacerlo. Superad ese pequeño sentimiento de vergüenza y, en un acto precioso, porque es eso, un acto precioso y bonito, acercaos y decidles os quiero. Hacedlo y disfrutar ese momento, porque un abrazo con un padre y una madre siempre, siempre, lo tendréis en la memoria como algo único.

Esto se complica, en el buen sentido. Como bien dije, escribo entre lágrimas. Pero también entre sonrisas, que es lo que me han aportado mis amigos. ¿Qué sería de mí sin el apoyo incondicional de toda mi gente? Algunos usan la palabra "amigo" simplemente como eso, como una palabra. Yo la uso con el orgullo de poder decir que todos ellos me han ayudado a salir adelante, a ser feliz, a tener siempre alguien al lado con quien contar. Imposible mencionaros a todos, desde mis chicos del bar a mi gente de Symmachiarii, mis amigos del pueblo y a tanta gente que me ha tendido una mano y ha sabido soportar a este cascarrabias. Gracias a todos por haberme aguantado en las buenas y en las malas. Me vienen a la cabeza muchos, pero que muchos nombres, y me gustaría mencionaros a todos, pero sería terriblemente injusto dejar sin nombrar a alguno. Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro, yo os aseguro que tendría muchísimos tesoros.

Y, cómo no, a mi novia, que tanto me ayuda, me escucha y me aguanta.

Han pasado 20 años y parece que aún fue ayer.

De un hijo enamorado de sus padres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído