Un año más el ya tradicional besapiés del Santísimo Cristo de la Misericordia, uno de los titulares de la Hermandad y Cofradía de los Estudiantes, reunió ayer al mediodía a cientos de personas en la iglesia parroquial de San Francisco Javier de la Tenderina, sede canónica de esta congregación, para cumplir con una de las ceremonias que marcan el inicio de las actividades de Semana Santa de esta cofradía.

Un acto religioso y solemne que estuvo seguido por un concierto cuaresmal de marchas procesionales que, un año más, corrió a cargo de la Agrupación Musical "San Salvador" de Oviedo. Un acto, además, en el se presentó una nueva marcha, la de la "Sentencia de Esperanza", compuesta por el músico leonés Nicolás Turienzo.

Otra novedad. La agrupación musical lució sus nuevos mantolines de las cornetas, que están bordados en oro y que representan los arcos del claustro de la Catedral, con la imagen de San Salvador y los laureles del escudo de la agrupación. Fueron realizados en un taller sevillano con tradición cofrade.