Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La residencia de ancianos del Naranco reabre el día 27 tras seis años cerrada

Un matrimonio ovetense estrenará las instalaciones, rehabilitadas con una inversión de 6,3 millones y que contará con 166 plazas públicas

La residencia de ancianos del Naranco reabre el día 27 tras seis años cerrada

La residencia de ancianos del Naranco reabre el día 27 tras seis años cerrada

El monte Naranco contará en los próximos meses con un nuevo núcleo de población de más de 300 habitantes, entre los residentes y los trabajadores de la residencia de ancianos de titularidad pública situada junto al complejo deportivo de Vallobín y el campo de rugby. El establecimiento del ERA (Establecimientos Residenciales Para Ancianos) recupera pasado mañana su actividad casi seis años después de su cierre. Será cuando reciba sus dos primeros usuarios -un matrimonio ovetense- de los 166 que espera alcanzar dentro de unos meses, cuando esté a pleno rendimiento.

El deterioro del equipamiento obligó al Principado, en junio de 2013, a desalojar a los 152 internos que había. Desde entonces se sucedieron largos procedimientos administrativos y una inversión total de 6,3 millones de euros que han dado como resultado una residencia totalmente nueva con 14 plazas públicas más de las que había en la anterior etapa.

Además de los 166 usuarios, la residencia contará con otro centenar de ocupantes diarios. Se trata de la plantilla encargada de sacar adelante el día a día del complejo. De los contratados, ochenta serán trabajadores públicos, mientras que la veintena restante corresponderá a las contratas encargadas de servicios auxiliares como cocina, limpieza y mantenimiento de zonas verdes.

La "resurrección" de la residencia del Naranco se materializará de manera progresiva. Desde pasado mañana, cuando se espera a los dos primeros usuarios, entrarán cada día "uno o dos nuevos" internos. La incorporación del personal será también gradual y estará coordinada por la directora del equipamiento Paloma Rodríguez, que llega procedente de la residencia del ERA de Moreda, y la trabajadora social Carolina González.

La del Naranco será la cuarta mayor residencia pública del Principado en número de usuarios, sólo superada por la residencia Mixta de Gijón, que tiene 450 plazas; y las ovetenses de Santa Teresa (289) y El Cristo (190). El punto fuerte de las instalaciones son sus amplias zonas verdes, pues de los 76.137 metros cuadrados de la parcela, sólo 8.203 están construidos.

Hasta la fecha ya hay 60 personas en situación de preingreso, es decir con la plaza adjudicada. Para las 106 plazas restantes hay más de 120 aspirantes, por lo que será necesario habilitar una lista de espera. "Hay solicitantes de toda Asturias, aunque buena parte son de Oviedo", explica la gerente del ERA, Graciela Blanco, durante una visita para ultimar la apertura.

Las obras de rehabilitación, con un coste de 5,5 millones de euros se ejecutaron entre octubre de 2015 y diciembre de 2017. A lo largo del año pasado se tramitó el equipamiento de los locales, con una partida que rondó los 800.000 euros.

Compartir el artículo

stats