Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Agotaremos los 17 años de contrato", avisa la empresa que paralizó el cierre del Calatrava

"El centro comercial debe seguir abierto, vigilado, climatizado y publicitado", advierte el Burger King tras la medida cautelar del Juzgado a su favor

Por la izquierda, el dueño del local, Luis Antuña; el abogado Rufino Arce y el gerente del establecimiento, Enrique Santos, ayer, en el Calatrava.

Por la izquierda, el dueño del local, Luis Antuña; el abogado Rufino Arce y el gerente del establecimiento, Enrique Santos, ayer, en el Calatrava. I. COLLÍN

Los responsables del Burger King del centro comercial del Calatrava están dispuestos a "agotar los 17 años de contrato" que les restan (hasta 2036) para permanecer en el complejo. Así lo aseguraron ayer los empresarios a este diario, después de que la titular del juzgado de primera instancia número 5 de Oviedo decretara, como medida cautelar, obligar a los propietarios del equipamiento a mantenerlo abierto, al menos hasta que los tribunales se pronuncien sobre la legalidad de desalojar al restaurante de comida rápida a pesar de contar con contrato en vigor.

Los dueños del negocio hostelero lo tienen claro: se trata de una actividad rentable a la que no están dispuestos a renunciar por la decisión unilateral de la empresa Estabona. El gerente del establecimiento, Enrique Santos, lamenta la falta de transparencia por parte de unos propietarios con los que ha sido incapaz de contactar desde que se hicieron con el centro comercial a finales del año 2017.

Los hosteleros, que también tienen la titularidad del restaurante de la misma cadena en la calle Corrida de Gijón, advierten a los propietarios del Calatrava que la decisión judicial les obliga a mantener el complejo a pleno rendimiento. "Debe estar abierto, vigilado, climatizado y publicitado según lo acordado en el contrato", indica el propietario del local, Luis Antuña, en relación a los servicios incluidos en el pago de los servicios del complejo.

Los dueños del restaurante, asesorados por el abogado Rufino Arce, están dispuestos a continuar en el Calatrava durante y después de las obras planeadas por los dueños. "El negocio factura más que la media de los restaurantes de la cadena y creemos que si hay una apuesta clara por el complejo podemos generar mucho más empleo y facturación aquí", coinciden en indicar los titulares de un establecimiento que no prevé cambios en su día a día. "El lunes recibiremos un cargamento de cuatro toneladas de mercancía", indican para evidenciar su continuidad en Buenavista.

Compartir el artículo

stats