Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cultivos del Paraíso

Azahar de la China

El pitósporo llegó de Asia y destaca por su agradable aroma | La planta contiene una solución que alivia el reumatismo

Pitósporo.

Pitósporo. M. C. C.

Supuso que ya sería tarde. Desde hacía horas se oía a las gaviotas graznar. Al abrir las ventanas, de frente el mar infinito, hasta donde alcanzaba la vista. Sólo mar. La brisa le traía un regalo especial, una fragancia fresca, respiró profundamente y salió a la terraza. Allí el aroma era mucho más intenso y agradable, procedía del jardín, de unas diminutas flores.

Originario de Asia, en concreto de China y Japón, de nombre científico Pittoosporum tobira suele ser más conocido por su nombre común, azahar de la China, pitósporo o pitósporo del Japón entre otros. A pesar de su origen asiático, en la actualidad podemos encontrarnos con ejemplares en prácticamente cualquier lugar, su rusticidad hace que sea una de las plantas mas utilizadas en jardinería, bien para la formación de setos, o de manera aislada.

Crece despacio pero puede llegar a alcanzar hasta los diez metros de alto. Se adapta a todo tipo de suelos, preferiblemente a terrenos sueltos y que drenen bien, por contra los suelos arcillosos no son muy recomendables, ya que pueden presentar problemas de encharcamiento. La exposición, mucho mejor si es soleada, aunque los resultados no son malos si la planta se encuentra ubicada en una zona de semisombra. El riego dependerá un poco de la época, en verano serán un poco más frecuentes que en invierno, esperando a que el terreno esté seco antes de regar. La temperatura es importante, sobre todo los primeros años, resiste el frío, pero si que es cierto que se puede ver comprometido si las temperaturas son muy bajas cuando la planta es joven, de ahí que en lugares con fuertes heladas se deba de proteger durante los primeros años. Si por algo es interesante es por su resistencia a la salinidad y al viento, por lo que se convierte en un opción interesantísima para los lugares próximos a la costa. Para que crezca perfecto, no hay que olvidarse de abonar fundamentalmente en primavera, después del invierno y a mediados de verano. El crecimiento que tiene es muy proporcionado, no siendo necesaria la poda, salvo en casos en los que se quiera rebajar la altura o eliminar alguna rama seca; en caso de hacerse siempre a final de verano, cuando la floración ya ha pasado, esto es importante si queremos disfrutar de sus perfumadas flores, no es que sean muy vistosas, lo verdaderamente importante es su aroma. La reproducción del pitósporo puede hacerse bien por semillas o por esquejes. Cualquiera de los dos métodos es valido, pero sepan que por semilla, recogida a final de verano, es un proceso que no suele tener un buen resultado, por lo que les recomiendo poner las semillas en remojo durante unas horas para facilitar que germine.

Otro método es mediante esqueje, las ramas a esquejar han de ser del año anterior y a poder ser impregnadas con un poco de hormonas de enraizamiento para asegurar el éxito, estas se pondrán en una mezcla de arena y turba a partes iguales, y se mantendrá la humedad. Cuando se vea que el esqueje comienza a sacar hojas nuevas, ese será el momento en que habrá enraizado.

El único problema que podemos encontrar es este arbusto son las plagas y enfermedades. En el caso de las plagas las cochinillas son su principal problema, en el momento que aparecen son muy complicadas de eliminar, de manera manual con un algodón empapado en alcohol se pueden ir retirando, pero si que después hay que hacer tratamientos, el jabón potásico es una buena opción para eliminarlas.

Los pulgones suponen otro problema, fácil de detectar ya que suele atacar a los brotes más tiernos; estos se deforman, enroscándose. Y como enfermedades nos podemos encontrar pequeñas manchas en las hojas, estas deben ser eliminadas, y les recomiendo hacer tratamientos con cobre. Los problemas de pudrición de raíz son un clásico en los casos en los que el riego es excesivo o el terreno no drena bien.

Y pese a lo que pueda parecer alberga en su interior una solución para el reumatismo, ya que en la antigüedad se usaba con ese fin.

Compartir el artículo

stats