Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fábrica de Trubia aguarda por tres contratos internacionales

General Dynamics participa en concursos para la fabricación de vehículos blindados para Australia, Bulgaria y la República Checa

Un trabajador de la fábrica de Trubia, en plena faena.

Un trabajador de la fábrica de Trubia, en plena faena. LUISMA MURIAS

La fábrica de armas de Trubia también mira al extranjero para asegurarse carga de trabajo mientras aguarda por la resolución del gran contrato del nuevo 8X8 para el ejército español, un programa que se demora por el retraso que sigue acumulando la presentación de los prototipos. General Dynamics, propietaria de la planta trubieca de Santa Bárbara, es una de las cuatro compañías que opta a firmar con el gobierno australiano la construcción de hasta 450 carros blindados de combate. En concreto, a través de su división en Gran Bretaña, la compañía ofrece el "Ajax", vehículo que ya está fabricando para el ejército británico mediante un pedido de 589 unidades, cuyas plataformas se elaboran en la planta de Trubia. Las primeras entregas se realizarán a lo largo de este año.

Además, según indican fuentes cercanas a la fábrica, General Dynamics también se encuentra pendiente del resultado de un concurso en la República Checa, al que ha presentado el vehículo "Ascod CZ", con ruedas de goma, barcaza y otros elementos construido en Tuilla, así como de un tercer contrato en Bulgaria. En ese caso, ha presentado el blindado "Piranha 5", que también se elaboraría en la planta asturiana de la compañía.

"Dragón"

Por lo que se refiere al nuevo 8X8 del Ejército español, denominado "Dragón", el programa consiste en la construcción de 348 vehículos por un importe de 2.100 millones de euros. Se trata de la primera fase de una serie que incluye un total de 998 blindados con un presupuesto global de 3.836 millones de euros. Las previsiones iniciales eran que los cinco prototipos que van servir de base para la construcción de los blindados fuesen entregados el pasado noviembre, con el objetivo de que, a partir de entonces, comenzasen las pruebas por parte de la Legión. Sin embargo, no van a estar listos, al menos hasta el mes de junio, según las fuentes consultadas, cuando ya se habrán celebrado los comicios generales y podría haberse producido un cambio de gobierno. El escenario electoral y el impacto que pudiera tener en la resolución del contrato preocupa a los mandos militares españoles.

La construcción de los prototipos que servirán de base para el "Dragón" corre a cargo de una unión temporal de empresas (UTE) integrada por General Dynamics-Santa Bárbara, Indra y Sapa. El retraso, según reconocen a este diario fuentes del sector armamentístico nacional, no se le puede achacar a la propietaria de la fábrica trubieca.

El Ministerio de Defensa duda de que la fórmula de la UTE resulte viable para la fase de fabricación del 8X8. En principio, su intención es que sea una sola empresa quien se encargue, con General Dynamics como principal favorita a juzgar por las declaraciones emitidas a lo largo de los últimos meses por las más altas instancias de Defensa, incluida la ministra Margarita Robles, con raíces familiares en Oviedo.

Para la cúpula militar, el encargo del primer paquete de 348 unidades de los nuevos blindados no debería paralizarse, ya que se trata de un programa de armamento de "interés nacional".

Compartir el artículo

stats