Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LAURA GUTIÉRREZ | Directora de la Escuela de Arte, que hoy inaugura las jornadas RE

"Las jornadas de la Escuela de Arte dan cobertura a todas las enseñanzas que imparte"

"El centro se ha convertido en un lugar de referencia no solo por lo que respecta a las áreas de pedagogía, sino también como foco cultural"

muestra.

muestra. LAURA CARADUJE

Laura Gutiérrez, al frente de la Escuela de Arte de Oviedo, inaugura hoy las jornadas RE, en las que el centro agrupa y presenta, a través de talleres y conferencias, sus distintas especialidades.

- ¿Cuál es el espíritu que recorre estas jornadas RE?

-No son nuevas. Lo que se ha decidido este curso es articularlas en torno a un tema transversal e integrador de todos los estudios que se imparten en la Escuela. Para llevar a cabo esa idea hemos reunido todas las jornadas que se venían haciendo hasta ahora en una sola semana, conservando en la medida de lo posible el carácter único de cada una. Por tanto, damos cobertura a todas las enseñanzas que se imparten aquí: familias de artes del libro, de comunicación gráfica y audiovisual, de diseño de interiores y de escultura. Otro punto fundamental es la inclusión de nuestros estudios de Bachillerato de Arte en todas las actividades generadas, lo que facilita el conocimiento de los estudios que impartimos.

- ¿Por qué RE?

-El término es el eje central de las jornadas como prefijo de reiteración y repetición, de volver a usar o utilizar, como idea de segunda oportunidad y como idea de reinvención de un 3.0 de las jornadas heredadas de los años anteriores. La Escuela de Arte se reinventa una vez más, tal y como ha ido haciendo desde hace más de doscientos años.

- ¿Por qué han concentrado las distintas especialidades en un mismo programa?

-Para que estén al servicio de las necesidades formativas de nuestro alumnado. Para hacer unas jornadas con y para los alumnos es importante implicar a toda la comunidad educativa, potenciando el enriquecimiento común a través del intercambio de conocimientos entre todas las especialidades, tratando de tocar temas transversales de amplio recorrido. Parece claro que el modelo ha de cambiar y evolucionar hacia un lugar más común, hacia un espacio de trabajo, divulgación, conocimientos y participación colectiva donde un intercambio de ideas, medios y recursos sea más accesible tanto para el alumnado como para el resto de los participantes en las actividades del centro.

- Abundan los talleres. ¿Está más orientada la programación a los alumnos que las actividades de años anteriores?

-Siempre los hubo. La filosofía de la Escuela gira en torno a la idea de aprender haciendo. Formación teórica y espíritu creativo se plantean con un horizonte eminentemente práctico.

- ¿En qué momento se encuentra la Escuela de Arte ahora y cuáles son sus retos de cara al futuro inmediato?

-La Escuela es un centro oficial con presencia nacional e internacional dentro de las enseñanzas artísticas y de diseño. Fue creada en 1785, al amparo de las ideas pedagógicas de la Ilustración, por la Sociedad Económica de Amigos del País y, desde entonces, siempre se ha preocupado por impartir una enseñanza vinculada a su tiempo. A estas circunstancias se añaden los diversos programas de intercambio internacionales, de alumnado y profesorado, que permiten asimilar y difundir saberes, métodos y formas de actuar procedentes de distintos países y culturas. Por su trayectoria como institución dinámica y renovadora, se ha convertido en un lugar de referencia, no solo por lo que respecta a las áreas de la pedagogía del arte, sino como foco cultural con una larga tradición de actividades y exposiciones, así como jornadas profesionales a las que han venido acudiendo expertos, artistas, comisarios...avalados por su reconocida trayectoria. Actualmente, su imagen es la de un centro moderno con unas instalaciones y un equipamiento completo, que incorpora los medios y las tecnologías necesarias para impartir una formación de calidad, sin abandonar la esencia de las técnicas tradicionales. Por eso, nuestro futuro se apoya en el paso por la Escuela como valor académico y anclaje vital, el desarrollo de la sensibilidad estética y la reflexión crítica, así como, en la creatividad metodológica y la experimentación creativa. La propia naturaleza de las enseñanzas que se imparten hacen de la Escuela de Arte un lugar idóneo para apostar por una educación que esté basada en la cooperación y en el desarrollo de proyectos colectivos, convirtiéndola también en un espacio óptimo para desarrollar una sensibilidad abierta, a la vez que la capacidad para la reflexión racional y crítica. Ya han transcurrido casi dos siglos y medio desde el nacimiento y continuamos en la vanguardia de las enseñanzas del arte.

Compartir el artículo

stats