03 de abril de 2019
03.04.2019

El equipo de "El sobre verde" apuesta por recuperar la zarzuela: "Es el teatro total"

Sánchez Ramos: "Queremos el Campoamor lleno, por eso el Festival de Teatro Lírico tiene dos funciones por título; si hay demanda, haremos más"

03.04.2019 | 00:59
El equipo de "El sobre verde", con los responsables de la Fundación Municipal de Cultura, ayer, en el Campoamor.

Un sainete a ritmo de jazz y fox-trot, que recoge toda la alegría, la vitalidad y la rebeldía de los felices veinte. Eso es "El sobre verde", el segundo título de la vigésima sexta edición del Festival de Teatro Lírico de Oviedo, que se estrena mañana (20.00 horas; 90 minutos de duración), en el teatro Campoamor. Una obra que, a decir del equipo que la pondrá en escena, va a encandilar al público asturiano por su dinamismo y su actualidad.

Al enfrentarse a esta obra, estrenada originalmente en 1927, tanto el director musical, Arturo Díez Boscovich, como el responsable de la escena, Alberto Castrillo-Ferrer, se sorprendieron al hallar una obra de gran vigencia, desde su concepción musical hasta sus diálogos, pasando por algunas reflexiones que anticipan ciertas reivindicaciones feministas, aunque desde una óptica aún algo ingenua.

En su vertiente musical, Boscovich aplaude el arreglo realizado por el asturiano Nacho de Paz para adaptar la partitura a una "big band". En cuanto a los diálogos, para Castrillo-Ferrer su agilidad y su modernidad van a sorprender al público del teatro Campoamor. "El libreto es digno de un Jardiel Poncela o un Mihura", afirma el director de escena, quien augura una recuperación del género si se sigue apostando por obras como "El sobre verde": "Como la gente empiece a descubrirla, vamos a lograr una recuperación de la zarzuela. No saben lo que se están perdiendo. Si vienen no podrán dejarlo, porque verán que es el teatro total".

En este sentido, Alberto González Lapuente, coordinador de actividades de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero, también incidió en la necesidad de promover la recuperación del patrimonio musical y de buscar nuevos públicos, aunque lamentó que en el sector musical no haya "una conciencia gremial como puede haber en el cine". Por su parte, el concejal de Cultura de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos, defendió la apuesta del consistorio por la zarzuela y su actual modelo: "El Festival de Teatro Lírico se reduce a dos funciones por título porque queremos ver el Campoamor lleno sin que tengamos que regalar cientos de entradas", señaló, abriendo la puerta a ampliar las funciones en un futuro si crece el público: "si hay demanda, haremos más".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído