Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La revolución que llegó a los bares

En 1965 Mary Quant inventó la minifalda, la prenda que cambió el panorama social de la epóca

Mary Quant -a la izquierda-, con la modelo Twiggy.

Mary Quant -a la izquierda-, con la modelo Twiggy. LNE

Allá por el año 1965 la diseñadora inglesa Mary Quant inventó la minifalda. También se dice que un año antes el diseñador francés André Courrèges fue su ideólogo. En cualquier caso, esa nueva prenda surgió más como una provocación que como una tendencia. Hasta el cantante Manolo Escobar, tan famoso en aquellos años, creó a propósito la canción que tanto se popularizó.

A la gente de Oviedo, en concreto a los asiduos a un conocido bar de la calle Melquiades Álvarez, les dio por modificar un tanto su nombre. Dejaron de llamar al local "El Cabo Peñas", para pasar a ser "El Cabo Piernas". Los más finos, por decir algo, lo bautizaron como "El Club de las Maestras", porque las chicas allí sentadas frente a la barra, "enseñaban algo". Y todo esto fue causado por la minifalda, que a decir de los ingleses, había sido creada a la par que su coche "mini". De ese bar tan famoso en Oviedo no conservo un buen recuerdo. Les cuento el motivo. Un día estábamos allí mi amigo José María Cueto y yo. Nos tomamos una jarra de vino clarete al fondo del local. Después nos fumamos un cigarrillo que habíamos encendido con un flamante mechero, regalo de su padre. Al marcharnos se nos olvidó el mechero encima de la mesa.

Según llegamos a la calle, es decir, pasados unos segundos, dimos la vuelta rápidamente a la búsqueda del mechero. Pero, ¡ah, sorpresa!, la mesa estaba limpia como una patena y del mechero ni traza.

Preguntamos a los camareros y ninguno supo decirnos nada del encendedor. Tampoco dieron razón los de las mesas contiguas. Así que, lo dicho, "ojos que no ven, camiseta que te llevan". Cosas que pasan.

Compartir el artículo

stats