Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Mi experiencia emprendedora me ha hecho mejor profesor de Universidad"

- Pero esas empresas de tan alto valor añadido suelen ser de pequeño tamaño, ¿no?

-No, la nanotecnología está dando ya trabajo a más de diez millones de personas en todo el mundo, y es una tecnología emergente, que está empezando. Es una nueva forma de producción. Silicon Valley, que son empresas aún más tecnológicas, personas delante de un ordenador, genera muchos puestos de trabajo y, si nos descuidamos, destruye los que tenemos aquí. O nos apuntamos a la carrera de la alta tecnología o no vamos a poder mantener el estado del bienestar, que es el gran desafío que tiene planteado Europa.

- Pese a su aventura empresarial, usted no ha roto el cordón umbilical con la Universidad.

-Casi fue al contrario. Creé mi empresa cuando estuve en el MIT, después estuve a tiempo completo en la empresa y luego, cuando la empresa empezó a crecer, decidí volver a la Universidad, porque tengo un compromiso muy claro con la Universidad pública española. La Universidad es clave para la transformación del país. No podemos resignarnos a la idea de una Universidad desprestigiada y encerrada en su torre de marfil. Debemos dar la batalla desde la Universidad si no queremos ser un país mucho más pobre.

- ¿Claves para que la Universidad recupere el prestigio perdido?

-Destacaría tres: exigencia personal, cada uno en su responsabilidad; un cambio de estructura de gobernanza que sea transparente y rinda cuentas, y una imbricación total entre la Universidad y la empresa. En mi caso, mi experiencia emprendedora me ha hecho mejor profesor. Los alumnos lo perciben en que tienes unos conocimientos más actualizados y en que permean más factores como la asunción del riesgo, el trabajo en equipo, los proyectos, la voluntad de transformar la sociedad...

Compartir el artículo

stats