28 de mayo de 2019
28.05.2019
Las consecuencias de un trágico suceso

Mamel Castañón abarrota Los Arenales por su despedida: "Vivía para los demás"

Los amigos de la víctima del atropello de la calle Argüelles le dedican una emotiva carta en su último adiós: "Nos hacía mejores a todos"

28.05.2019 | 01:42

Lloros, recuerdos y alabanzas llegaron ayer a todos los rincones del tanatorio de Los Arenales. El funeral de Mamel Castañón, el ovetense de 43 años víctima del atropello mortal de la madrugada del domingo en la calle Argüelles, abarrotó las instalaciones funerarias en un acto de despedida en el que sus amigos de la niñez sacaron las lágrimas de casi todos los allí presentes con una emotiva carta, que dio paso a una cerrada y larga ovación.

Alejandro Álvarez aparcó durante un par de minutos sus llantos para ejercer de portavoz de "Los horteras", nombre con el que se autodenomina la pandilla de la infancia del fallecido. "Seguimos en shock, destrozados, hundidos en la pena y sin creernos que esto sea verdad. Con un dolor tan inmenso que oprime el pecho y casi no nos deja respirar", relató Álvarez a los presentes con la intención de explicar el duro mazazo que supuso la tragedia de la noche del sábado para el grupo.

Sus allegados destacaron especialmente la capacidad de Castañón para alegrar el día a su entorno. "Nos hacía mejores a todos, siempre querías cruzarte con él para que te sacara una sonrisa", apuntaron en un comunicado conjunto en el que también destacaron su amor por el deporte y su constante motivación de ayudar a sus amistades. "Vivía para los demás", coincidieron varios presentes en la misma que sus amigos resaltaban su entrega por ellos. "Camuflabas siempre tus penas porque para ti era más importante hacer reír y disfrutar al otro que aburrir con problemas y rollos como tú siempre decías", subrayó Álvarez.

En la misiva también descartaron el importante papel que jugó en su familia desde una pronta edad. "Nunca olvidaremos tu amor por los demás, por los tuyos. Con esa familia que te echaste de muy joven a la espalda. Con esa madre a la que adoras y esos hermanos, únicos para ti", añadió el portavoz de "Los horteras" poco antes de concluir una intervención tras la que se derrumbó mientras los aplausos todavía retumbaban en la capilla del tanatorio ovetense.

Por el tanatorio pasaron desde ayer cientos de personas. Jugadores de fútbol sala de varias generaciones, clientes habituales de la librería Ojanguren, en la que trabajó muchos años, y amigos con los que compartió "miles de batallas y anécdotas" quisieron despedirse de Mamel y apoyar a la familia en un momento muy difícil. "Hoy sé de antemano que voy a fracasar en mi intento de consolaros", declaró el encargado de oficiar la ceremonia de la palabra en el tanatorio.

Entre los asistentes estuvo el presidente de la Federación Asturiana de Fútbol, Maximino Martínez, quien quiso rendir tributo al que fuera jugador de la selección asturiana sub-21 de fútbol sala en la temporada 1997-1998. Con él, estaba Armando García, presidente de la comisión de fútbol sala de la territorial asturiana. "Era un chaval formidable, buen compañero y también buen jugador", afirmó. A su lado, Martínez estaba consternado por la fatalidad. "Por desgracia hemos enterrado ya a 208 integrantes de las selecciones regionales", lamentó el dirigente deportivo.

Mientras tanto, en los corrillos de amigos de Mamel, las tertulias sobre fútbol sala eran recurrentes. "Era pequeño pero ponía mucho corazón", comentaba un compañero y rival en diferentes encuentros, a la vez que otro destacaba su concentración en el campo. "Sólo era serio para jugar, fuera de la cancha era de los más alegres y graciosos", puntualizó el deportista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook