09 de junio de 2019
09.06.2019

Los "chavos" del grabado llegan a Oviedo

Los artistas del taller mexicano "La Chicharra" imparten una clase magistral antes de participar en Trascorrales en la feria Alma Gráfica

09.06.2019 | 01:40
Alan Mk. Kabrito, a la izquierda, colocando en el tórculo una de las piezas de los asistentes al taller.

A los artistas del taller mexicano "La Chicharra", de Oaxaca (México), les gustó tanto Oviedo en su anterior visita a la feria Alma Gráfica que han decidido volver a cruzar el charco para asistir a la edición de este año, que se celebrará el próximo fin de semana en la plaza de Trascorrales.

Alan Mk. Kabrito y Marcos Lucero son dos de los fundadores del que está considerado uno de los mejores talleres de arte gráfico del mundo. El viernes llegaron a Oviedo y ayer ofrecieron una clase magistral en el centro DeCero Creativo, de Marta Fermín.

Kabrito ya estuvo en Oviedo el año pasado y ha decidido volver "porque nos sentimos muy cómodos en nuestra visita anterior y descubrimos muy buenos maestros del grabado". Una de las cosas que más le sorprende al grabador mexicano de sus estancias en Oviedo, "además del alto nivel de los artistas de acá", es "cómo cada uno trabaja con su iconografía particular". Kabrito y sus colegas de "La Chicharra" tiran de la tradición mexicana, con las clásicas máscaras y calaveras; en México D. F., "se trabaja más con el tema de los edificios y el caos de la ciudad", mientras que en Europa y en Oviedo "hemos encontrado mucho arte conceptual y abstracto", explica.

Para la edición de este año de Alma Gráfica, Kabrito y Lucero han traído obra propia, pero también "de los chavos que trabajan en nuestro taller".

En la clase que ofrecieron ayer a varios artistas asturianos, entre los que estaba la pintora Elena Rato, no sólo les explicaron sus técnicas de trabajo, sino que les enseñaron nuevos materiales. "En México trabajamos con gubias japonesas que son una maravilla", explicó Kabrito, que se trajo el material desde Oaxaca para mostrárselo a los artistas asturianos. En Europa estas herramientas no se suelen utilizar porque son muy difíciles de conseguir.

Marcos Lucero, que evolucionó del grabado hacia el aguafuerte y aguatinta, estaba ayer sorprendido "de que en una ciudad tan pequeña como Oviedo exista un compromiso tan grande con el arte gráfico". Lucero ve su visita a Oviedo como "una bonita posibilidad de establecer conexiones con lugares y con personas que aportan sus propias formas de trabajar y de entender el arte".

Los mexicanos, reconocidos internacionalmente por sus trabajos en "La Chicharra", donde hacen auténticas barbaridades con obras de varios metros de ancho, algo complicadísimo en el arte gráfico, mostrarán su obra en Trascorrales, pero ayer desvelaron algunos de sus secretos a la hora de trabajar.

Elena Rato, una de las asistentes, calificó la experiencia de "excelente". La artista inauguró el jueves en la galería de Arancha Osoro (Ventura Rodríguez, 6) la exposición de su último trabajo, "Estudio sobre colapso y calma". Ayer, tras el colapso y el estrés que supone montar una exposición, se refugió en la calma del taller impartido por los mexicanos. Es muy interesante también el compartir vivencias y planteamientos de trabajo y vida", reflexionó la noreñense durante uno de los descansos de la clase de ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído