22 de junio de 2019
22.06.2019

La OSPA llena y brilla en el Auditorio para celebrar el Día Europeo de la Música

El director Jaume Santonja lidera a la sinfónica en un concierto lleno de melodías populares

22.06.2019 | 01:08
La OSPA y el director Jaume Santonja, durante su actuación de ayer en el Auditorio.

La Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) celebró ayer en el Auditorio Príncipe Felipe el Día Europeo de la Música con un concierto en el que se ofreció entrada libre y un repertorio de música muy conocida y popular.

El público, con una presencia de jóvenes mucho más numerosa que en la tradicional programación de abono, agradeció esta iniciativa cultural, accesible a todos los aficionados con largas colas en la entrada.

La convocatoria de la OSPA fue un éxito que abarrotó la sala de aficionados que disfrutaron mucho de un programa con música de repertorio, con algunas de las obras más conocidas de Faure, Beethoven y Chaikovski. Los asistentes, encantados con la elección, fueron el cómplice perfecto de la OSPA y del joven director Jaume Santonja, que aseguraron el éxito de la jornada.

La "Pavana de Faure" abrió el programa. Muy sobria y delicada, satisfizo las expectativas del público que aplaudió con entusiasmo.

La obertura-fantasía de Chaikovski, fue aún mejor valorada. La OSPA, que interpretó la suite en sus últimos programas de la ya finalizada temporada, conoce los temas y eso influyó mucho en la forma tan resolutiva con la que atacó la partitura. Sonoridad y juegos dinámicos favorecidos por el diálogo entre las distintas secciones de la orquesta fueron la tónica dominante de esta partitura.

Pero el verdadero delirio del público llegó con el primer tema de la "Sinfonía nº 5" de Beethoven, un clásico de las programaciones sinfónicas, que mantuvo en vilo al público a lo largo de sus cuatro movimientos como buen conocedor de la partitura.

Jaume Santonja, muy enérgico en el podio, fue comedido en la elección del "tempo" a lo largo de todo el programa, y muy aplaudido al término del concierto. Parece existir buena compenetración entre los profesores de la OSPA y el joven maestro.

La "Quinta" de Beethoven destacó por los marcados contrastes colorísticos, con una OSPA resolutiva, donde la potencia sonora y la calidad tímbrica fueron los principales móviles para la ovación final que el público le dedicó.

Un concierto memorable para la OSPA, tanto por el éxito de la convocatoria como por la calidad que ofreció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído