25 de julio de 2019
25.07.2019
La Nueva España

"Tao" ofrece una lección de respeto en Vallobín

Un perro labrador se convirtió ayer en el protagonista de un taller para niños sobre tenencia responsable de mascotas

25.07.2019 | 01:08
Mara Pastor acaricia a "Tao" durante el taller de tenencia responsable de mascotas celebrado en Vallobín.

Erika Yuga y Paula López aprendieron ayer que las lecciones sobre respeto y convivencia no sólo se enseñan en el colegio. La clase la recibieron en el centro social de Vallobín por cortesía de un profesor especial: un perro labrador de color marrón y de nombre "Tao". Al igual que el resto de los pequeños que tomaron parte en el taller ofrecido por la asociación "Entrecanes", alrededor de veinte, las dos niñas se fueron a su casa sabiendo que tener una mascota como "Tao" implica una serie de responsabilidades ineludibles. "A los perros hay que tratarlos con cariño y hacerse cargo de todo lo que necesiten porque ellos lo dan todo por nosotros", señala convencida Erika Yuga, que tiene once años.

El taller que ofrecieron ayer los miembros de la asociación "Entrecanes" en Vallobín ya se ha desarrollado en otros centros sociales de la ciudad dentro de las actividades que tiene preparadas el Ayuntamiento para este tipo de equipamientos durante la temporada estival. "Este taller pretende fomentar la tenencia responsable de mascotas. Son actividades de dos hora de duración en las que les tratamos de trasmitir a los niños que los perros tienen una serie de necesidades físicas, emocionales y cognitivas del perro y cómo atenderlas. Lo que queremos es que se den cuenta de que no sólo hay que llevarlos al veterinario de vez en cuando, que tener un perro significa saber que tiene que descansar, que hay que educarlo y que tienen que comunicarse con él utilizando el lenguaje no verbal", explica Beatriz Molina, una de las monitoras del taller que se desarrolló ayer en Vallobín.

Los responsables de la asociación "Entrecanes" saben de sobra que la mejor manera para que su mensaje cale entre los niños es ofrecérselo a través de juegos. "Vengo todos los días a las actividades que hay por las mañanas, pero hasta ahora es el día en el que mejor me lo estoy pasando. 'Tao' es muy obediente si te portas bien con él y sabe jugar con nosotros", señala Carla Fernández, otra de las niñas participantes.

Mohamed Ndiaye también es uno de los fijos en el centro social de Vallobín. "Me encanta 'Tao' y quiero uno igual para llevarlo a casa. Eso sí, me han enseñado que tendrá que cuidarlo muy bien y no sólo tratarlo como si fuese un juguete más", dice el pequeño. Su amigos Mara Pastor, Mateo Aguilar y Carla Colmenares piensan igual que Mohamed. "Los animales son muy cariñosos y muy buenos con las personas. Nosotros tenemos que hacer lo mismo con ellos y tratarlos como se merecen. No se puede tener un perro si no lo cuidas", asegura Mateo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído