10 de agosto de 2019
10.08.2019

Cuesta anuncia una nueva ordenanza para tratar de atajar el abandono de mascotas

El albergue de La Bolgachina también será sometido a un plan de mejoras para adecuar las instalaciones a las necesidades de los animales

10.08.2019 | 01:34
Desde la izquierda, Lourdes García, Nacho Cuesta y Yolanda Vidal junto a una voluntaria de La Bolgachina.

El Ayuntamiento de Oviedo anuncia una ordenanza municipal para proteger del abandono a los animales domésticos y un plan de mejoras para la perrera de La Bolgachina, en el que se incluyen talleres de tenencia responsable y cercar zonas verdes para que los animales que residen en el albergue puedan jugar al aire libre. "Nos encontramos con unas instalaciones que son una referencia, pero, como todo, son susceptibles de poder mejorarse y eso es lo que queríamos conocer 'in situ'", explicó ayer el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente e Infraestructuras Nacho Cuesta en su visita a La Bolgachina, acompañado de la concejala de la concejala de Educación y Salud Pública Yolanda Vidal y la edil de Centros Sociales, Lourdes García.

El plan del Ayuntamiento es iniciar la negociación de la ordenanza municipal en septiembre, con "carácter inminente", como ha recalcado el concejal. El único reglamento que tiene Oviedo respecto al tratamiento de animales es una ley de convivencia vecinal, que únicamente regula el cuidado de mascotas en los espacios públicos. La misma norma lleva vigente en Gijón desde el año 2011, y en Avilés empezaron las negociaciones para la aprobación de una nueva ley el pasado febrero.

El concejal también ha propuesto un plan de mejoras en la albergue de La Bolgachina, a la espera de un informe realizado por los responsables de la perrera. Este proyecto tiene dos vertientes: por un lado, campañas de sensibilización para la tenencia responsable de animales, y por otro lado, una serie de reformas en la infraestructura, entre las que se encuentra la ampliación de las jaulas o la realización de un parque, "muy importante para la salud mental de los perros", según explicó Eva Rodríguez, la responsable del albergue de animales de Oviedo. Las jaulas actuales tienen un tamaño de 70x70 centímetros. Estaban pensadas para acoger el animal que posteriormente sería sacrificado. Sin embargo, el albergue de animales de Oviedo lleva dos años sin hacerlo, y muchas mascotas pasan toda su vida en el albergue, encarceladas en una jaula demasiado pequeña.

El albergue de La Bolgachina tiene una capacidad de 350 jaulas, de las cuales 250 se encuentran ocupadas. Es una tendencia algo superior al resto del año por dos razones. La primera es que en verano, con las vacaciones, hay más familias que abandonan a sus animales. La segunda es que en la temporada estival es cuando suelen llegar las camadas de perros. "Queremos convertir Oviedo en un centro de referencia en el bienestar animal", ha declarado Nacho Cuesta. El concejal también tiene un perro acogido de un albergue municipal hace más de cinco años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído