10 de agosto de 2019
10.08.2019

La danza abre caminos en Oviedo

Un espectáculo que aúna baile contemporáneo, flamenco y folclore cierra en el Campoamor el encuentro "Estancias coreográficas"

10.08.2019 | 01:34
Un momento de la muestra de los participantes en "Estancias coreográficas" en el teatro Campoamor.

El teatro Campoamor cerró ayer con una sonora ovación el espectáculo de clausura de la sexta edición de "Estancias contemporáneas", una iniciativa que reunió a más de cuarenta personas entre bailarines, músicos y coreógrafos en Oviedo desde el 25 de julio hasta ayer mismo para abordar aspectos creativos y de investigación relacionados con la danza, y que este año versaba sobre tradición e innovación.

El trabajo de investigación y creativo incorporó este año a la danza contemporánea, la española y el flamenco, que habían sido protagonistas en ediciones anteriores, el folclore. Todo este trabajo tuvo su primera plasmación sobre el escenario del Campoamor. En una primera parte, se presentó un extracto de la obra "Tabula rasa", a cargo de la compañía Cienfuegos Danza, bajo la dirección y coreografía del promotor y director de las Estancias, Osma Cienfuegos

Y a continuación subieron al escenario bailarines y músicos que habían participado en el encuentro para mostrar allí una síntesis de su trabajo, que aunaba danza contemporánea y española, flamenco y folclore. La música, de todos los colores, tenía casi siempre una base de instrumentos de corte tradicional (se oyeron la gaita y la viola de gamba, el pandero, el acordeón, el piano, las castañuelas) pero también estuvieron presentes algunas pinceladas de música electroacústica.

Y en cuanto a los bailes, funcionó la mezcla de las formas tradicionales del folclores con las de la danza y el flamenco, todo ello con un base contemporánea. El espectáculo gustó a un público que llenó el patio de butacas del Campoamor y que respondió muy calurosamente.

Más allá del éxito del propio espectáculo, Yoshua Cienfuegos se mostró "muy satisfecho" con el resultado del encuentro, que ha profundizado en la investigación, bajo la coordinación de Leticia Ñeco, y que contó con importantes coreógrafos con un amplio bagaje, como Marco Flores, Javier García Ávila, Juan Carlos Lérida y el propio Cienfuegos, así como con los coreógrafos emergentes Manor Chaves y Teresa Garzón.

Algunos coreógrafos -Lérida fue uno de ellos- aseguraron que el encuentro de Oviedo les ha ayudado a abrir nuevos caminos en sus proyectos. Y, por otra parte, los trabajos de investigación de las estancias han servido como base de enseñanza en marcos académicos. En los próximos meses se publicará un libro para recoger todo el trabajo del encuentro ovetense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído