20 de agosto de 2019
20.08.2019

Festejos estudia instalar atracciones en el Milán y Llamaquique durante San Mateo

El gobierno local negocia con los feriantes la recuperación de las barracas tras nueve años de ausencia de las fiestas de la ciudad

20.08.2019 | 01:11

El gobierno local estudia recuperar las barracas para San Mateo, tras nueve años de ausencia en las fiestas de la ciudad por falta de acuerdo entre los feriantes y el Ayuntamiento y por diversas quejas vecinales. La Fundación Municipal de Cultura, a través del área delegada de Festejos, tiene desde hace días sobre la mesa la propuesta de los profesionales del sector agrupados en la Fundación de Feriantes de Asturias (Funfeas). Se trata de instalar las barracas en dos zonas diferentes y alejadas entre sí: el entorno del campus del Milán para las atracciones mecánicas de grandes dimensiones (noria, "Ciclón" o "Saltamontes") y el área de Llamaquique para los juegos infantiles y los hinchables.

Así lo han confirmado los portavoces de Funfeas a LA NUEVA ESPAÑA. Los feriantes permanecen a la espera de la decisión municipal a menos de un mes de que comiencen las fiestas mateínas (del 13 al 22 de septiembre), mientras que la concejala delegada del área de Festejos, Covadonga Díaz, se limita a decir que "se están mirando las posibles ubicaciones". A priori, los portavoces de Funfeas calculan que "el número ideal de barracas para la ciudad sería de 45 o 50", diferenciando muy bien entre las destinadas al público adulto o familiar y las infantiles.

La última vez que los feriantes se instalaron en San Mateo fue en 2010 y lo hicieron en la Losa. Los vecinos se quejaron entonces del ruido de las atracciones, que no les dejaba dormir, decían, hasta altas horas de la madrugada. En la siguiente edición de las fiestas, el Ayuntamiento prohibió la instalación de las atracciones en este espacio y propuso desperdigar a los feriantes por distintos puntos de la ciudad, entre ellos La Ería o La Corredoria. Sin embargo, los empresarios no aceptaron y, desde entonces, no volvió a haber barracas en el centro más allá de algún caso puntual, como el año en que se instalaron hinchables en el Campo San Francisco, con Agustín Iglesias Caunedo (PP) como alcalde.

El tripartito formado por PSOE, Somos e IU intentó sin éxito rescatar las atracciones mecánicas a su llegada al Ayuntamiento en 2015. Y lo mismo ocurrió en la siguiente edición de las fiestas. Los feriantes, finalmente, no se instalaron por las numerosas quejas de los vecinos y porque, según explican desde Funfeas, los técnicos municipales concluyeron que no había suficientes tomas de tierra.

Pero la controversia sobre las barracas es incluso anterior a 2010. Gabino de Lorenzo prohibió en 2005 instalarlas en la Losa por las constantes quejas de los residentes y la ciudad se pasó cinco años sin atracciones infantiles en San Mateo. Hubo varios intentos y negociaciones posteriores para que los feriantes aceptaran instalar las barracas en otras zonas como la plaza del Conceyín (La Corredoria), pero nunca se llegó a un acuerdo.

Hace nueve años, tras la insistencia de parte de la ciudadanía y la presión de los empresarios dedicados al sector de las ferias y festejos, el Ayuntamiento volvió a aceptar la instalación de barracas en la Losa. La acogida de este regreso de los "caballitos" al centro de la ciudad fue buena, registrando una asistencia numerosa todos los días. Pero los vecinos del barrio volvieron a quejarse de los ruidos, la suciedad, el incumplimiento de horarios y los altercados que se producían en la zona por la presencia de estas atracciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook