08 de septiembre de 2019
08.09.2019

Más de medio millón de euros del Estado para salvar una joya del Prerrománico

08.09.2019 | 01:11

El templo Prerrománico de San Miguel de Lillo cumple ya trece de meses en los que viene siendo objeto de una serie de trabajos de mejor por valor de 548.729,60 euros. El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) financia unos trabajos que ejecuta la empresa Artyco y que suponen un punto de partida para salvar la edificación, del siglo IX y declarada Patrimonio de la Humanidad.

Las obras se centran en trece aspectos del templo del Naranco, un inmueble en el que también ha sido necesario intervenir para solucionar el peligro que entrañaba la aparición de grietas de una pequeña cámara oculta a la vista.

Los trabajos en curso incluyen la renovación de parámetros, de elementos de piedra y de la bóveda de cañón de toba, en la nave central; la retirada de humedades en la ventana trifora de arenisca, en la nave norte; reparaciones en el rosetón calado de caliza que se abre sobre la fachada occidental, en la cámara supraabsidial; una intervención integral en las pinturas de la tribuna regia, también conocida como coro alto; las cámaras laterales están siendo objeto de limpieza para eliminar recubrimientos inadecuados y también están reformando sus parámetros, las arquerías de acceso a la tribuna y los elementos pétreos; en la entrada al inmueble, las intervenciones son en el vano de acceso; los peldaños, parámetros y bóvedeas de las escaleras de acceso a la tribuna reciben también tratamiento en estas obras; eliminación de recubrimientos extemporáneos en las arquerías de la nave central; las pinturas de las naves norte y sur son otro de los puntos clave de esta intervención; revisión de estado de conservación de la ventana trifora de la nave lateral sur; limpieza y consolidación de los elementos estructurales en los arcos de las naves laterales; durante las obras se han descubierto pinturas que reflejan una serie de tres escenas en el muro norte del ábside bajomedieval, aunque solo una de ellas se observa con cierta nitidez; reparaciones en la ventana de la sala sur de la tribuna. Se trata de la otra ventana original de Lillo, es la que se localiza en una sala al sur de la tribuna, que está labrada en caliza laspra con rosetón calado sobre arcos geminados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook