11 de septiembre de 2019
11.09.2019

Fernando Albuerne: "Somos vulnerables; siempre estamos necesitados de apoyo"

"Los padres 'apisonadora' allanan el terreno a los hijos, pero el niño tiene que aprender a entender las emociones", indica José María Uncal

11.09.2019 | 01:39
De izquierda a derecha, Rosa de Arquer, José María Uncal, Lucía Orejas y Fernando Albuerne.

"Somos seres vulnerables e inconclusos y siempre, a lo largo de nuestra vida, estamos necesitados de apoyo". Así lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA el psicólogo Fernando Albuerne, voluntario del Teléfono de la Esperanza de Asturias, durante la mesa redonda "Descubriendo la vulnerabilidad humana: ¿debilidad o fortaleza?", celebrada con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

La psicóloga Lucía Orejas, otra de las participantes, psicóloga y voluntaria del Teléfono de la Esperanza, aseguró que todos los niños necesitan una figura a la que vincular con la seguridad emocional, "se trata de algo muy importante a la hora de afrontar la vulnerabilidad", indicó.

"A la hora de educar jugamos mucho con esto; amenazamos a los niños y les hacemos sentirse culpables, les metemos miedo con lobos o con brujas y los referentes de los niños somos nosotros", añadió. "Hay que educar las emociones de forma muy delicada y darnos cuenta de la importante función que realizamos", precisó la especialista. El psiquiatra José María Uncal Jiménez de Cisneros puso el acento en los llamados "padres apisonadora o padres helicóptero", que "van allanando el terreno para que los hijos no tengan problemas; eso está bien cuando son bebés, pero es una actitud que no puede prolongarse en el tiempo. Hay que dejar que el niño aprenda a entender las emociones", aseguró. Los especialistas, entre los que también estaba la psicóloga Rosa de Arquer, que presentó el acto, se mostraron de acuerdo en la importancia que tiene el hecho de que el niño aprenda a entender las emociones. "La educación emocional debe empezar desde el primer momento", señaló Fernando Albuerne. "La confianza es básica como condición para desarrollarse sanamente. Si en la infancia hemos tenido ese vínculo afrontaremos mejor la soledad y los reveses que nos vengan", aseguró.

Rosa de Arquer, máster en prevención de conducta suicida, resaltó la importancia de las tasas de las muertes por suicidio en Asturias, que cuantificó en 138 a lo largo de 2017. La psicóloga también puso de relieve la importancia de saber acompañar a quien sufre y se siente vulnerable, algo que no siempre resulta sencillo. "A los niños y a los adultos debemos decirles que los queremos como son. A veces no estamos preparados para asumir el sufrimiento ajeno". Asturias ha pasado en ocho años de tener una de las tasas de suicidio juvenil más bajas del país a cuadruplicarla y encabezar el ranking de muertes autoinfligidas, por encima de la media europea, que casi dobla a la española, según el Índice Sintético de Desarrollo Juvenil Comparado (2009-2017), elaborado por Proyecto Scopio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído