20 de septiembre de 2019
20.09.2019

Día de América, tambor y sidra

El desfile de San Mateo, con buen tiempo y calles llenas, fue más largo que otros años, hubo más folclore autóctono, más reinas de las fiestas y más haigas

20.09.2019 | 01:50

El primer Día de América en Asturias de la era Canteli lo fue también el de la renacida SOF, y al revés que en años anteriores no hubo ni carnavales de Cádiz, ni de Nueva Orleans ni castellers. Las carrozas que marcharon ayer por el centro de Oviedo fueron un regreso a las raíces. Tanto, que fue más día de Asturias en Oviedo y de la pequeña América, mermada ante tanta banda de gaitas, grupo folclórico y ahogada por los litros de sidra que se repartieron. Sólo en la carroza de Gascona, más de seiscientas botellas.

Pero fue también el desfile que rescató algunos elementos clásicos del día de las carrozas que habían ido borrándose con el paso de las ediciones. En este Día de América sexagésimo noveno hubo muchos más "haigas" que en ediciones anteriores, desaparecieron los mozos que bailaban capoeira y regresaron las bailarinas brasileñas de tanga carioca.

La samba iba cerrando el desfile, con gran revuelo. No ya solo por el regreso a las calles de alguna mirada rijosa, que también, sino, en especial, por el camión de Gascona, a dos carrozas de distancia, que iba repartiendo culines al personal. Sidra asgaya para todos que provocó gritos, miradas y braceos más ansiosos que los de los niños con el confeti y las serpentinas. Ese broche de oro del desfile, puro exceso, lo coronaba la carroza de México, la dedicada a La Catrina, la Muerte, y ahí sí hubo, por aquello de compensar, algún bailarín cachas semidesnudo. Para las paisanas.

Pero lo que más abultó al público fue la presencia de grupos folclóricos. Siempre marchan, pero ayer parecían más. Ayudaba a esa percepción que la carroza que homenajeaba a la propia SOF, una estructura triple que acabó descabezada en Marqués de Santa Cruz, llevaba a toda la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo. Que al lado de Gascona iban los de Valdesoto con otra carroza dedicada a la sidra o que los de Belmonte o que los grupos de baile marchaban juntos y al completo. Todo el ejército.

En el apartado de vuelta a las esencias figuró también el de las reinas. Por si la polémica por el rescate de esta figura por parte del equipo de Canteli hubiera sabido a poco, en el Día de América hubo taza y media. En la carroza de Oviedo desfilaron las reinas de aquí (la reina Beatriz Chacón y sus damas Laura María Solís y Mara González) y un peldaño debajo, en el mismo vehículo, las de la Sal de Torrevieja: Cira Gualdo y sus damas Carmen Maciá y Alba García. Completaban el trío las del Centro Asturiano, a bordo de un Hurtan color vino: Carla Granda, Candela Albareda y Sara Spani.

El Día de América fue también (siempre lo es) una exhibición de coche clásico. Ayer se pudieron ver algunos imponentes, como el Buick Skylark Custom amarillo procedente de Florida, muy cerca de la recreación indiana que hicieron los de Belmonte de Miranda con su autobús de "Ayalgas por América", montado sobre un Barreiros 4220.

Luego estaban los tractores, otra cosa. No pueden competir con el Ford Fairlane verde agua pero son las cabezas que logran mover todo el cortejo, pese a los problemas que sufrieron ayer los conductores. Había, en especial, modelos Antonio Carraro. El 4400 F Tigre para Ecuador o el 6400 TRX para arrastrar una de las carrozas infantiles, con una Bella y una Bestia llena de asturianinas con su traje regional.

Los problemas de los tractores y de las carrozas surgieron superada la calle Uría. Nadie lo había previsto, pero Marqués de Santa Cruz se acabó conviertiendo en una trampa para las carrozas más voluminosas y de mayor peso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído