20 de septiembre de 2019
20.09.2019

Los centinelas de los Fuegos dan el visto bueno a la pólvora de San Mateo

Agentes de la intervención de armas de la Guardia Civil de Oviedo supervisan durante horas el cumplimiento de la seguridad del espectáculo pirotécnico de esta noche

20.09.2019 | 17:24
Los centinelas de los Fuegos dan el visto bueno a la pólvora de San Mateo

La explosión de luz y de color que vivirá esta medianoche el cielo ovetense es el resultado de varias semanas de preparación que culminan con un importante operativo de unas 20 horas. Desde las siete de la mañana de hoy, una decena de operarios de la empresa encargada de los Fuegos están montando un espectáculo que tendrá el punto álgido a partir de las doce de la noche, pero luego dejará paso a casi tres horas de labores de desmontaje.

Entretanto, agentes de la intervención de armas de la Guardia Civil tienen la responsabilidad de garantizar que el despliegue realizado por la empresa contratada cumple a rajatabla con la normativa marcada por un reglamento nacional sobre espectáculos pirotécnicos. Un sargento y una patrulla conforman el equipo que desde las nueve de la mañana de hoy se ha encargado de supervisar que todo el montaje era acorde a lo estipulado en el permiso solicitado a Delegación de Gobierno.

Los guardias civiles no solo tienen el deber de garantizar que la pólvora y los elementos utilizados cumplen con las características estipuladas, sino que también deben velar por un correcto transporte del material explosivo, así como el cumplimiento de los planes de seguridad y emergencia para este tipo de casos. "La zona de seguridad comprende unos 120 metros alrededor de la zona de lanzamiento", explicó esta mañana Fernando García, el interventor de armas de la Comandancia de Oviedo durante el montaje de los Fuegos junto a la Casona de la Montaña del parque de Invierno.

La Guardia Civil es el cuerpo del estado que tiene competencia en materia de pirotécnica. La supervisión la realiza el mismo equipo encargado de, por ejemplo, recuperar los explosivos de la Guerra Civil que aparecen después de 80 años en algunos rincones de la región. En estos casos su actividad se centra en comprobar que el personal encargado de manipular los explosivos cuenta con los permisos y la formación necesaria y las instalaciones están en perfecto estado.

El proceso para organizar un evento como los Fuegos de San Mateo es complejo. La ley marca un mínimo de diez días antes para pedir permisos, pero en la práctica los trámites comienzan mucho antes. "La necesidad de planes de seguridad y planos detallados de la zona de lanzamiento son algunos de los pasos que obligan a adelantar los plazos", señala García, quien subraya la especial importancia que se dan a los fuegos en materia de seguridad. "Es de los temas que se preparan en las juntas locales de seguridad con bastante tiempo", añade.

La normativa obliga a tomar estas medidas de seguridad en los espectáculos que utilizan más de 100 kilos de pólvora. En el caso de San Mateo, la empresa prefiere no concretar la cantidad, pero el quintal de artefactos se supera con creces. "No solemos decir la cantidad para no dar pistas a un posible loco que quisiera venir y reventar el evento", comenta de manera tajante Antonio Cosmen, director comercial de la empresa responsable del espectáculo.

El operativo de seguridad corre de la mano de la Policía Local, pero la responsabilidad de la Guardia Civil es vigilar que las condiciones se cumplen. "La seguridad puede atribuirse bien a la Policía Local o a una empresa privada", señalan al respecto de la importancia de extremar las medidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído