07 de octubre de 2019
07.10.2019

Un policía ovetense destinado en Madrid salva la vida a un hombre infartado en la Casa de Campo

Guillermo Sandes, de 31 años, logró reanimar al varón, pero este falleció nueve días después en el hospital

07.10.2019 | 13:05
Guillermo González Sandes durante su etapa de prácticas en Oviedo.

Un policía ovetense de 31 años, Guillermo Mateo González Sandes, que este mismo verano fue destinado a la comisaría Moncloa-Aravaca, consiguió salvar la vida el pasado 29 de agosto a Carlos González, un hombre que tras dar un paseo por la Casa de Campo sufrió un infarto al subirse en coche con su marido.

Las labores de reanimación practicadas por el agente novato permitieron que el infartado recuperase el pulso y pudiera ser trasladado al hospital. Sin embargo, nueve días más tarde perdería la vida al no poder reponerse de los graves daños cerebrales sufridos durante el tiempo en el que tuvo el corazón parado.

A pesar del triste desenlace, la familia del fallecido se mostró muy agradecida por la rápida y efectiva intervención del Policía que el último año había estado de prácticas en Oviedo.

El agente se muestra muy halagado por los piropos de la familia, pero se resta méritos. "Es algo inherente a nuestra labor para lo que nos forman exhaustivamente en el cuerpo", apunta el ovetense convertido en héroe para una familia madrileña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído