14 de octubre de 2019
14.10.2019

El VII Gran Capítulo, aperitivo del Desarme

Más de 150 cofrades desbordan el Paraninfo y desfilan como preludio de las jornadas gastronómicas "con más actividades hasta la fecha"

14.10.2019 | 00:58

"Toma callos". "Toma arroz con leche". "Toma Garbanzos". Con estas palabras, y un leve toque en los hombros con un cucharón de madera, el portavoz de la Cofradía del Desarme, Miguel Ángel de Dios, nombró ayer a los nuevos nueve miembros de pleno derecho de la entidad. Lo hizo en el transcurso de un acto solemne, pero también cercano, en el Paraninfo del edificio histórico de la Universidad de Oviedo: el VII Gran Capítulo de la Cofradía del Desarme. La ceremonia fue el preludio de las jornadas que se celebran desde hace más de un siglo en Oviedo en torno a un menú a base de garbanzos con espinacas y bacalao, callos y arroz con leche. Su origen no está del todo claro, pese a que la teoría más defendida es que fue la comida que se sirvió a los milicianos y sus familias al término de la tercera guerra carlista, en 1876. Más de 150 cofrades de 24 asociaciones gastronómicas procedentes de Asturias, del resto de España y de Francia abarrotaron el salón y desfilaron después por el casco antiguo, para terminar comiendo los platos tradicionales. Poco les importó que el día del Desarme realmente sea el próximo sábado.

Jornadas en crecimiento

Así lo manifestó Alfredo Canteli al empezar la ceremonia: "Hoy voy a comer el Desarme por tercera vez. Estuve en la presentación en Oviedo, en la presentación en Madrid y hoy aquí, pero no me importa porque es una comida muy rica". Bromas aparte, el Alcalde abogó, tanto ante los medios de comunicación como durante la lectura de su discurso, por impulsar el crecimiento de las próximas jornadas del Desarme, convirtiéndolas en una feria de otoño que atraiga a propios y extraños. Para Canteli, esta es la edición del Desarme más multitudinaria y cultural de todas, tras haber aunado fuerzas el Ayuntamiento, la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias (Otea), la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF) y la Cofradía del Desarme.

En la misma línea, el cofrade mayor, Miguel Ángel de Dios, afirmó en la presentación del Paraninfo que las cercanas jornadas del Desarme son las que tienen "más actividades hasta la fecha", al extenderse más allá del 19 de octubre con actos fijados para mañana, el sábado, el domingo y el martes 22. Entre las más destacadas está la recreación histórica de una batalla carlista, un campamento militar de isabelinos y carlistas en el Parque de Invierno, una comida popular, un desfile, un concierto o un ciclo de conferencias que se desarrollará en el Ridea.

Para el portavoz de la Cofradía del Desarme, el crecimiento de la fiesta es la consecuencia lógica de los reconocimientos recibidos en los últimos tiempos: la declaración del Principado al Desarme como Fiesta de Interés Turístico Regional, la concesión del Premio Nacional de Hostelería o la inauguración de un parque público con el nombre del evento. "Es obligado darle las gracias al escritor y periodista Adolfo Casaprima por el apoyo que nos brindó al haber publicado un libro sobre el origen del Desarme. Este año, gracias al Ayuntamiento y a la SOF, recrearemos la batalla con cerca de cien actores y figurantes. Y Otea ha sido fundamental para dar visibilidad a las jornadas. Basta decir que doce restaurantes de Oviedo acaban de convertirse en embajadores del Desarme, sumándose a los otros nueve que lo hicieron el año pasado", explicó De Dios sin dejarse nada ni a nadie en el tintero.

Los cofrades de honor

El VII Gran Capítulo estuvo marcado por el nombramiento de nueve cofrades hosteleros, tres cofrades de honor (el psicoesteta Ramiro Fernández; el seleccionador nacional de kárate, Ángel Arenas, y el director de la emisora Cope, Daniel Otero), un embajador de honor (la Universidad de Oviedo); el hermanamiento con la Cofradía del Vino de Cangas, y la designación de regidor de honor para el nuevo alcalde, Alfredo Canteli.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído