18 de octubre de 2019
18.10.2019

La mujer que atropelló a otra al lado de la Junta se equivocó de pedal, dice la Policía

"Fallaron los frenos", asegura la conductora ante el juez l La víctima afirma sufrir graves secuelas: "Me encantaba pasear y tuve que dejarlo"

18.10.2019 | 01:11
Policías locales en el lugar del accidente el día de los hechos.

"Fallaron los frenos y no recuerdo haber dado ningún volantazo". Es el testimonio ante el juez de la moscona de 64 años que el 21 de marzo de 2017 arrolló con su coche a una ovetense de 58 empotrándola contra el muro de la Junta General del Principado que da a la calle Marqués de Santa Cruz y provocándole importantes lesiones. La versión de la mujer, que ayer se sentó en el banquillo acusada de un delito de lesiones por imprudencia grave, choca con el relato de los policías locales, quienes en calidad de testigos apuntaron que la mujer se equivocó de pedal y pisó el acelerador en vez del freno.

La víctima también declaró como testigo. En su caso, recordó cómo el coche conducido por la acusada se abalanzó sobre ella. "Fue como si me envolviera una bola oscura y luego solo recuerdo a una médica preguntándome quién era y de dónde era", comentó la atropellada tras entrar en la sala de vistas cojeando como secuela de las lesiones en un glúteo y otras partes del cuerpo.

La mujer tuvo que ser sometida a cuatro intervenciones quirúrgicas, estuvo ingresada un mes y recibió tratamientos durante otros 170 días. Pese a todo, sostuvo que las secuelas son importantes. "Me encantaba caminar, salir de senderismo y ahora no puedo hacerlo", relató entre lágrimas para luego apuntar que las lesiones le obligaron a trasladarse "a una vivienda con ascensor" y próximamente deberá volver a operarse para poner una prótesis en la rodilla.

Tanto la acusada como su hija insistieron en que los frenos dejaron de funcionar y el coche invadió la acera por causas que desconocen. "No la vi mover el volante", indicó la chica que ese día acompañó a su progenitora al centro comercial de Paredes (Siero), antes del incidente.

La mujer explicó al juez que le habían dicho que el calentamiento de una pieza habría provocado la pérdida temporal de los frenos. Sin embargo, los agentes de la Policía Local insistieron en que los frenos del vehículo, un Renault Scenic "de la matrícula BZ", estaban perfectamente y todo apuntaba a que la mujer "se equivocó", pisando el acelerador en vez del freno.

Retirada de carné

La Fiscalía solicita una multa de 2.160 euros y la retirada del carné de conducir durante dos años para la acusada, así como el pago de indemnizaciones por importe de 80.000 euros de los que se haría cargo como responsable civil la aseguradora, puesto que la mujer dio negativo en la prueba de alcoholemia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído