06 de noviembre de 2019
06.11.2019

El Pleno aviva las protestas contra las últimas medidas del gobierno de Canteli

Vendedores de la Escandalera, Imagina un Bulevar y educadoras infantiles animan una sesión marcada por la política nacional y el 10N

06.11.2019 | 01:12
El Pleno aviva las protestas contra las últimas medidas del gobierno de Canteli

El Pleno ordinario, sin apenas sustancia política municipal, sirvió ayer a un doble objetivo: avivar los enfrentamientos entre gobierno y oposición en un escenario de campaña electoral y con los asuntos del debate nacional trasladados al edificio consistorial y para que los descontentos con las últimas medidas del gobierno de Canteli sacaran pancartas, hicieran ruido y dieran mayor visibilidad a sus protestas. Hasta tres colectivos se juntaron en los bancos reservados a los espectadores, desde las educadoras infantiles sin contrato a los miembros de Imagina un bulevar, pasando por los vendedores del mercadillo de Navidad de la Escandalera, suprimido este año. Fueron los integrantes de este último colectivo, pertenecientes a la Asociación de Vendedores de Calle de Asturias (AVCA), los que más peso tuvieron en las protestas. Una portavoz, Luisa Ríos, cerró el Pleno con una intervención en la que denunció "lo inhumano de dejar sin su medio de vida" a 38 familias que llevan prestando servicio a Oviedo con su mercadillo desde hace 33 años. A su intervención siguieron las explicaciones del edil Javier Cuesta, un diálogo agitado con los vendedores y hasta un pequeño "escrache" a la salida a los miembros del gobierno.

Las otras dos reivindicaciones, la de la contratación de las educadoras infantiles y la del proyecto del Bulevar, puesto en suspenso por el equipo de gobierno, también salieron episódicamente en el debate del pleno, ejemplo de la "política de rodillo" que, según el concejal de Somos Rubén Rosón caracteriza al gobierno de PP y Cs; o, en la lectura del primer teniente de alcaldía, Nacho Cuesta, todo lo contrario, "pues no entienden", replicó, "que todos esos proyectos se sometieron al veredicto de los ciudadanos en las elecciones y el resultado fue contundente".

Pero los debates que más agitaron a los concejales de uno y otro lado fueron los que incorporaban notas de política nacional en plena campaña: la moción de Vox para construir un monumento a la reconciliación nacional y la de PP y Cs de apoyo a la labor de las fuerzas de seguridad en Cataluña. El resultado del debate en uno y otro caso fue dispar, por más que se aprobaran ambas cuestiones, con el concejal socialista Ricardo Fernández protagonizando los enfrentamientos verbales. La idea del monumento de Vox, que sirvió a la concejala Cristina Coto para cargar contra la Ley de Memoria Histórica y donde encontró el apoyo del PP pero también, y muy proactivo, de Nacho Cuesta y los Ciudadanos, enfadó al PSOE. Fernández tuvo que recordar a Mario Arias (PP) que ya había un monumento a la Concordia y plazas como la de la Constitución referidas al momento histórico de las Transición. Fernández acusó a PP y Cs de "abrir las puertas al fascismo", les alertó del precio que pagarán por su "colaboracionismo" y se preguntó si la reconciliación que defendían consistía en "poner a parir una ley constitucional". Tanto énfasis puso en sus réplica, que Coto le acusó de ejercer "una violencia verbal que pone de manifiesto la necesidad de este tipo de iniciativas por la reconciliación nacional".

Con el asunto catalán la cosa no fue mejor, por mucho que el gobierno votara en contra de las enmiendas de los socialistas que finalmente acabaron apoyando la presentada por PP y Cs. Sendas declaraciones institucionales en pro de la Infancia y de la lucha contra el Sida pusieron fin al Pleno. Por el medio, Ciudadanos también rechazó debatir una moción del PSOE sobre cambio climático. "Mociones tuit o mociones espectáculo", en palabras de Cuesta, que sólo buscan "encontrar su hueco en los medios sin tener nada que ver con el objeto que se plantean". El PSOE, no obstante, insistió tras el Pleno que su moción trató de ser una declaración institucional pero que encontró la callada de Ciudadanos y, en el otro lado, Ana Taboada (Somos) trató de evitar el debate sobre Cataluña apelando a la jurisprudencia del Supremo que avala que los plenos municipales no traten asuntos en los que no son competentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído