09 de noviembre de 2019
09.11.2019

Juan José Gutiérrez Alba: "El sargento es la columna vertebral del Ejército"

Felipe V impuso el primer uniforme con casaca, calzón y zapato de cuero con hebilla para el militar que enlaza a los oficiales con la tropa

09.11.2019 | 00:57
Por la izquierda, Juan José Gutiérrez Alba, Juan Luis González Martín y Benigno A. Maujo.

"El sargento es la columna vertebral del Ejército, el paso intermedio entre los oficiales y la tropa". Así lo explicó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA Juan José Gutiérrez Alba, teniente de Infantería, que realizó un detallado recorrido por la historia del empleo de sargento, con motivo de su 525.º aniversario.

Gutiérrez Alba fue presentado por Juan Luis González Martín, coronel delegado de Defensa en Asturias, que también destacó el crucial papel que juegan los suboficiales en el entramado del Ejército español, "ya que están en continuo contacto con la tropa".

El vocablo, de origen francés, cruzó los Pirineos, entró en Aragón y se españolizó. En el acto también intervino Benigno A. Maujo, abogado y teniente auditor del Cuerpo Jurídico Militar y presidente de Ares (Asociación de Reservistas Españoles), entidad organizadora de la conferencia.

"En la organización de los templarios los cometidos del sargento eran similares a los del caballero templario, aunque la equipación era inferior y no tenían tienda de campaña", señaló Gutiérrez Alba. También hablo del papel de los sargentos en los tercios, la unidad de combate fundamental en los siglos XVI y XVII. El sargento cumplía la necesidad de dotar a las compañías del tercio de un nuevo oficial. En realidad, el origen del empleo de sargento es casi tan antiguo como el nacimiento del propio Ejército moderno, en 1494, a finales del siglo XV. "Felipe V impuso los primeros uniformes, con casaca, calzón y zapatos de cuero con hebilla de latón", señaló Gutiérrez Alba. Los sargentos se forman hoy en la Academia General Básica de Suboficiales. No fue hasta mediados del siglo XIX cuando existió una enseñanza militar. En sus inicios, la propia experiencia del combate es la única escuela en la que se forman los sargentos. En 1853 se creó la primera Academia de Sargentos de Toledo, con el objetivo de preparar a los sargentos primeros que solicitaran su pase a Ultramar con el empleo de alférez o subteniente. En 1885 se crea la Academia Especial de Sargentos, fruto de una profunda reorganización de la tropa, orientada para formar sargentos para el ascenso a oficial. El Cuerpo de Suboficiales no existió como tal hasta 1931.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído